• Las inmobiliarias, pendientes de si va a vender 'de a mucho' o 'de a poco'.
  • Si vende menudeo y a bajo precio, picha la burbuja pero destroza a las inmobiliarias. Si vende a lo grande, no rompe la burbuja.
  • El 'Project Bull' de los 200 millones parece dar pistas, pero hay que ver cómo sale.
  • En cualquier caso, el banco malo necesitará una nueva recapitalización.
  • Y su presidenta cobrará medio millón de euros anuales.

La SAREB posee una cartera inmobiliaria de 90.000 millones de euros. Por eso, hasta que no se ponga realmente en marcha, el sector continúa paralizado. Este miércoles, el banco malo celebró su junta de accionistas. En ella, su presidenta, Belén Romana (en la imagen), anunció el inicio de las ventas a través de los tres canales previstos: minorista, mayorista y activos singulares.

Lo que realmente interesa ahora al sector, y especialmente a las inmobiliarias, es saber si finalmente el banco malo va a vender 'de a mucho', es decir, paquetes de viviendas a fondos buitre, o 'de a poco', es decir, uno a uno.

Sin duda, lo más fácil -y rápido- para Romana sería vender paquetes de viviendas. Este sistema tiene un problema: hay activos que no se pueden empaquetar con facilidad. Pero más importante aún: si vende a lo grande, no pincha la burbuja inmobiliaria, principal cometido del banco malo, al menos en teoría.

Por otra parte, si la SAREB vende menudeo, es decir, poco a poco, a particulares y a bajo precio, rompe la burbuja pero destroza a las inmobiliarias, que sufrirían en sus carnes la competencia directa del banco malo.

Por ahora, la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria ha puesto en marcha el 'Project Bull': la venta de 38 viviendas situadas en Valencia y Andalucía, y un conjunto de edificios inacabados, todo valorado en 200 millones de euros. Los posibles compradores: fondos buitre como Apollo Global Management o Colony Capital.

Sin duda, esta operación ofrece pistas sobre acciones futuras de la SAREB, pero todavía es pronto para sacar conclusiones. Habrá que esperar a ver el final de este 'Proyecto Toro'.

En cualquier caso, el banco malo va a necesitar una nueva recapitalización, que se mezclará con la europea. Realizará una emisión de deuda por un máximo de 20.000 millones de euros para hacer frente al vencimiento de bonos.

Y, por cierto, como no podía ser de otra forma, la junta de accionistas aprobó este miércoles por unanimidad las retribuciones del equipo directivo. Romana cobra 32.900 euros al mes, y el director general, Walter de Luna, 32.083 euros mensuales. La presidenta podrá ganar, como máximo, 500.000 euros al año, el mismo límite que se ha impuesto a los directivos de las entidades que han recibido ayudas públicas. Es más, en el caso de la SAREB, incluye fijo y variable. En las entidades con ayudas, no.

En su primer mes de funcionamiento -diciembre de 2012- la SAREB registró pérdidas de 5,49 millones de euros.

Pablo Ferrer

[email protected]