• Los fondos que los compren las venderán buscando el máximo beneficio.
  • En definitiva, el 'banco malo' está especulando con la vivienda, y da pábulo a los especuladores.
  • Según el subsecretario de Economía, el precio de la vivienda ya ha bajado todo lo que tenía que bajar.
  • Así no hay manera: el número de viviendas vendidas hasta marzo ha sido el más bajo de la historia y un 21% inferior al del primer trimestre de 2012.

El 'banco malo' que preside Belén Romana (en la imagen), ha decidido vender los activos inmobiliarios por paquetes. Es más cómodo y, seguramente, más rápido, aunque tenga 15 años para llevarlo a cabo. Pero no deja de ser una medida que beneficia a los bancos y no a los particulares.

¿Quién compra paquetes de viviendas Entre otros, y especialmente, fondos buitre, es decir, especuladores, que acto seguido venderán esas viviendas a un precio más alto, o titulizarán esos activos. En cualquier caso, los usarán para especular. El resultado será que el precio de la vivienda no siga bajando o, si lo hace, lo hará mínimamente.

En este sentido, el subsecretario de Economía, Miguel Temboury, en una entrevista este jueves en RNE, ha dado a entender que el precio de la vivienda ya ha bajado todo lo que tenía que bajar. Según los últimos datos se ha reducido un 39% desde el máximo marcado en 2007, justo antes del comienzo de la crisis.

Una bajada claramente insuficiente si tenemos en cuenta que durante la burbuja inmobiliaria -desde 1997 a 2007- la subida del precio de la vivienda alcanzó el 30% anual durante algunos períodos, y fue del 10% anual de media.

En definitiva, la SAREB no va a ayudar a los españoles, pero sí a los bancos. De hecho, el número de viviendas vendidas desde enero a marzo de este año ha sido el más bajo desde que se recogen estos datos.

Concretamente, ha sido un 21% inferior al peor dato hasta ahora conocido, el registrado justo un año antes, en el primer trimestre de 2012. Si seguimos así no habrá manera de acabar con el stock de viviendas y de revitalizar el sector de la construcción en nuestro país.

Andrés Velázquez

[email protected]