Es la tasa más alta desde 1995 (22,8%)

 

Aunque ya adelantó algo este jueves el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) han caído como una losa en la sociedad española. Y no es para menos: el año pasado 577.000 personas se quedaron sin empleo en nuestro país.

Las cifras son escalofriantes. En total, en España hay más de 1,5 millones de hogares con todos sus miembros en paro, y con las esperanzas cada vez más mermadas de lograr un puesto de trabajo al comprobar que los parados de larga duración -más de un año sin trabajo- han aumentado en 270.000 personas.

Con estos datos en la mano, no se explica la tardanza en aprobar la reforma laboral y la determinación del Gobierno para impulsar medidas que fomenten la recuperación empresarial.

Andrés Velázquez

[email protected]