Sin ningún síntoma de desgaste, después de llevar en antena ocho años, «La ruleta de la suerte» no hay quien la detenga ya que la última cuota de pantalla ha sido de un 20,8% y 1,4 millones de espectadores.

Se podría afirmar, con total seguridad, que es un programa "blanco".

Este espacio se mantiene por cuadragésimo mes su liderato ininterrumpido en su franja horaria. «Es evidente que es un resultado que nos da mucha felicidad porque esta cima significa que el comportamiento de la audiencia es notable, lo que nos da tranquilidad, aunque no significa que nos relajemos», afirma Nacho Correa, el director del concurso.

Con este buen rendimiento Sony Pictures Television, que produce el formato en Estados Unidos, y la CBS, que se encarga de su distribución, acordasen renovar el contrato con Antena 3 hasta el año 2017. Al ser una franquicia, se debe respetar su esencia. «La ruleta y el panel son innegociables, son los sellos del programa, ni había ni hay ninguna necesidad de transformarlo». ¿Qué aporta la versión española Su director lo tiene claro: «El entusiasmo del público que está en el plató, que aplaude y jalea. Jorge Fernández y Paloma López (en la imagen) se sienten muy identificados con el programa y eso traspasa la pantalla». Correa exige  que se «debe mantener la chispa y el humor. Está prohibido dejar indiferente al espectador, por lo que hay que buscar algo nuevo».

Hace ocho años, tanto Antena 3 como el equipo responsable de «La ruleta de la suerte» sabían que al programa había que actualizarlo. Eran conscientes de que tenían un factor en contra: el concurso es un clásico de la televisión pero eso también tenía una doble lectura, ya que algunos veían en ese clasicismo un sinónimo de vetusto.

En estos momentos se están creando nuevos estímulos visuales y narrativos para colmar la demanda del espectador con el que se tiene una interrelación para la que no hace falta emplear las redes sociales, la última tendencia. «En nuestro caso es mucho más sencillo, la audiencia participa desde su casa intentando adivinar los paneles antes que los concursantes. Lo mismo que sucedía hace 40 años, igual que sucederá siempre».

Clemente Ferrer

[email protected]