No obstante, no tiene por qué ser malo pues se trata de tener menos inversiones y menos deudaLa riqueza financiera neta de las familias españolas se mide con la diferencia entre los activos financieros que poseen y los préstamos que tienen concedidos. Pues bien: según los datos publicados este viernes por el Banco de España, ésta se redujo un 10% en el primer trimestre del año.

Los activos financieros de las familias es dinero en efectivo, acciones, depósitos y valores de renta fija. Todos ellos sumaban al cierre del primer trimestre de este año 780.289 millones de euros, exactamente el 9,95% menos de los 866.563 millones de euros del mismo periodo del año anterior. En términos brutos esto representa un descenso de 86.274 millones de euros.

Por lo que respecta a los denominados pasivos financieros -préstamos a corto y a largo plazo y otras cuentas pendientes de pago, como créditos comerciales o anticipos-, sumaban al cierre de marzo de este año 922.726 millones de euros, por debajo de los 949.004 del primer trimestre de 2011.

No obstante, el hecho de que haya descendido la riqueza financiera de las familias no tiene por qué ser malo, si eso significa tener menos inversiones y menos deuda.

En el apartado del pasivo destaca la reducción de los préstamos tanto a corto como a largo plazo, reflejo de la crisis económica que retrae a los clientes a la hora de pedir un crédito y también hace que las entidades sean más reticentes al concederlos.

Por ejemplo, según los estados financieros publicados este viernes por la Asociación Española de Banca (AEB), los créditos concedidos por la banca española a sus clientes han caído el 2,3% en mayo, ya que el volumen de la cartera se situó en 814.340 millones de euros, frente a los 833.586 millones de un año antes.

Y es que, si la banca es más reacia a conceder créditos, las familias disponen también de menos dinero para depositarlo en los bancos: de hecho, los bancos españoles captaron en mayo 640.044 millones de euros en depósitos, un 7,12 % menos que hace un año, cuando alcanzaron 689.142 millones.

Tanto es así que el pasado 18 de julio, el Banco de España publicó que el sector financiero español perdió 7.403 millones de euros en depósitos de familias y empresas el pasado mes de mayo, lo que redujo el total de ahorro gestionado hasta 1,326 billones de euros, la cifra más baja desde febrero de 2008.

Porque la gente no puede ahorrar, ni invertir, si tiene menos dinero. Pero tampoco endeudarse, lo cual, como decimos, no es malo necesariamente.

Andrés Velázquez
[email protected]