Se han aprobado 2.701 expedientes entre julio de 2010 y enero de 2011, con 38.000 trabajadores afectados

 

La reforma laboral se presentó como una panacea que iba a arreglar todos los problemas de empleo en España, pero parece que los problemas no acaban de resolverse. Más bien, lo contrario.

Durante los siete meses que lleva aprobada la reforma laboral los expedientes de regulación de empleo temporales han aumentado un 127%, pasando de los 1.188 que se autorizaron entre julio de 2009 y enero de 2010, a los 2.701 que se aprobaron durante el mismo periodo del siguiente año.

Al mismo tiempo, los EREs de extinción y de suspensión han descendido un 1,9% y un 28,9%, respectivamente. Los trabajadores que se han visto afectados por estos EREs temporales se han aumentado por cuatro, pasando a ser casi 38.000 personas. De esta manera, los trabajadores que han asumido medidas de reducción de jornada han sido un 34% más que los que han visto extinguido su contrato.

Juan María Piñero

[email protected]