ENEL y ENI se ven perjudicadas por la participación del Estado italiano

 

El hecho de que el Estado italiano tenga aproximadamente un tercio de ENEL y de ENI ha sido hasta ahora beneficioso para ambas compañías. La garantía estatal da suficiente fuerza como para hacerse con el control de Endesa, en el caso de ENEL, o para abrir en España y tratar de tú a tú con Gas Natural, en el caso de ENI, propietaria también de Agip.

Sin embargo, cuando las cosas le van mal al Estado italiano, las empresas públicas se resienten. A finales del pasado mes de mayo, S&P rebajó a negativa la perspectiva de Italia, que arrastró consigo a ENEL, cuya perspectiva también fue revisada y modificada a negativa. Ahora es Moody´s quien entiende que la presencia del Estado italiano merece rebajar a negativa la perspectiva de ENEL y también de ENI.

Mariano Tomás

[email protected]