• Y eso que en 2012 el número de concursos de acreedores aumento un 27,1%. 
  • Según Javier Blanco, de USO, se están utilizando trucos de ingenieria contable inteligente para cumplir los objetivos del déficit.
  • Los pagos se retrasan, y también el problema. Es lo que se llama periodificar las cuentas, que significa retrasar el pago de deuda.
  • El Fogasa disminuye un 8,7% su gasto en el pimer trimestre del año y se sitúa en 346,7  millones de euros.
  • El año pasado el organismo destinó 1.530 millones de euros en prestaciones, y este año dispone de 843 millones para todo el año, aunque puede recurrir a un crédito adicional.
  • Los sindicatos sospechan que detrás de la no amortización de plazas y las rescisiones de contratos de personal laboral, subyace la intención de pagar lo más tarde posible.
  • El cobro de las indemnizaciones se está retrasando hasta año y medio.

Según datos facilitados por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, un total de 56.459 trabajadores recibieron prestaciones por parte del Fogasa (Fondo de Garantía Salarial) en el primer trimestre del año, un 14,8% menos que en el mismo periodo del pasado año. Entonces los receptores fueron 66.272 personas.

El gasto en prestaciones fue de tan solo 346,7 millones de euros, un 8,7% menos que en el mismo periodo de 2012.

Si este fuera un país normal, cifras y porcentajes semejantes serían un reflejo de la mejora de la situación económica de este país. Pero España no lo es. No hay que olvidar que en el año 2012 el número de concursos de acreedores aumentó un 27,1%. Bajan las prestaciones, se retrasan los pagos, y más empresas en concurso: algo no cuadra.

Fuentes sindicales atribuyen el retraso a la falta de personal y a la no amortización de los puestos de trabajo del personal laboral, cuyos contratos se han rescindido y sospechan que detrás de esta intención está la de pagar lo más tarde posible.

No es que el Fondo de Garantía Salarial tenga que hacer frente a menos abono a los/las trabajadores/as de los salarios e indemnizaciones que las empresas para las que trabajan no han podido satisfacer por encontrarse en situación legal insolvencia o por haber sido declaradas en situación de concurso. Es que cuanto más tarde pague mejor para la administración, periodificar las cuentas, es decir, retrasar la deuda, le ayuda a cumplir los objetivos del déficit.

Javier Blanco (en la imagen), secretario general de USO en Madrid, afirma que "se están utilizando trucos de ingeniería contable inteligente para retrasar los pagos. Si yo tengo presupuestados 800.0000 euros en lugar de los 1.5000 millones que podría necesitar para abonar lo que tengo que pagar, y lo retraso para el año que viene, retraso el problema, y cumplo con los objetivos del déficit".

El problema se traspasa a los miles de personas que esperan sus indemnizaciones y sus salarios de tramitación, víctimas de la crisis, con un retraso en los pagos de hasta dieciocho meses.

Y mientras el Gobierno según afirman los sindicatos, sigue empeñado, en externalizar el servicio. Una solución que no es tal y resulta, además inexplicable, como denuncia Javier Blanco: "Disponemos de estudios que señalan que la externalización será muchísimo más cara".

Sara Olivo
[email protected]