La selección española de fútbol va a jugar a Guinea Ecuatorial y los hay que saltan de indignación porque se trata de una dictadura lamentable.

Si jugaran contra China -dictadura comunista con economía capitalista y financista- nadie levantaría la voz pese a tratarse de la dictadura más peligrosa y que a más gente tiraniza de todo el planeta. Y un peligro, dicho sea de paso, para Occidente, a quien los chinos están sorbiendo la sangre, dentro del 'dumping' chantajista más grandes que viera la historia moderna. En otras palabras, China explota a su población y nos vende barato gracias a esa explotación, al tiempo que nos tiene cogidos por el cogote como propietaria que es de nuestra deuda pública.

Ahora resulta que China, que ha mantenido el totalitarismo demográfico de la historia -el de un hijo por pareja- ha decidió permitir que tengan incluso dos, aunque sin exagerar: sólo a los que sean hijos únicos.

Les traduzco: el Partido Comunista Chino se ha dado cuenta de que todo su entramado se puede ir a hacer gárgaras por el dramático envejecimiento de la población. Ni tan siquiera el hecho de que la esperanza de vida sea corta desde la revolución maoísta ha impedido la agonía demográfica.

China ha sido la tierra del genocidio abortero más grande de la historia pero ahora necesitan hijos porque los jerifaltes comunistas se van haciendo viejos y saben que alguien les debe cuidar. Y, sobre todo, para rejuvenecer la población antes de que todo se vaya a hacer gárgaras. 

Pero seguimos gruñendo contra Obiang, dictador mal visto, y no contra la más peligrosa dictadura de la historia reciente, China, comparada con la cual, la ex colonia africana no deja de ser una anécdota (a veces sangrienta, ciertamente, pero una anécdota. Y es que a Guinea no la necesitamos para hacer comercio, a China sí. Por eso le perdonamos todo.

Por cierto, otra decisión crucial, según el diario El Mundo, del partido comunista chino, consiste en abolir los campos de reeducación. ¿No lo habían abolido ya Esto es como cuando los terroristas deciden 'abandonar la lucha armada' aunque no entregan las armas ni se entregan ellos… por si acaso el proceso de normalización no funciona a su gusto.

La prensa progresista, de izquierdas y de derechas, salta de alegría ante la novedad china. ¿No es genial

Por cierto, he visto en el diario El Mundo, progre de derechas, hablar de la 'Primavera china'. Chico, chico: cómo está Pedro José.

Eulogio López

[email protected]