• Miles de personas se echan a las calles para protestar contra el 'lavado de cerebro' del régimen chino en las escuelas y centros de estudio.
  • La de ayer ha sido una de las mayores protestas en la antigua colonia británica contra el Partido Comunista chino, dominante desde la salida de los británicos.

La jornada de este domingo pasado será, sin duda alguna, una de las más relevantes en la historia de Hong Kong. En este sentido, y por primera vez desde que la antigua colonia británica fuese devuelta al régimen comunista chino en 1997, se ha producido una muestra de contestación popular a las imposiciones del régimen dictatorial del 'gigante asiático', cuyo sistema se define por la famosa frase 'un país, dos sistemas' -dictadura política comunista y economía ferozmente capitalista-.

Así las cosas, en el día de ayer se echaron a la calles de Hong Kong miles de personas, convocadas por asociaciones de profesores y padres, así como por numerosos grupos de estudiantes, para protestar contra el sistema educativo impuesto por China, al que los manifestantes no dudaron en calificar como 'lavado de cerebro comunista'. Durante la marcha y al grito de 'somos chinos, pero China no es el Partido Comunista', docentes, discentes y padres solicitaron a las autoridades de Pekín que no se entrometan en el sistema educativo de Hong Kong para imponer sus ideas comunistas y que permitan que la región administrativa especial pueda contar con su propio sistema educativo, petición muy comprensible por parte de una nación que durante mucho tiempo adoptó el estilo de vida occidental y que tras su anexión a China -aún como región administrativa especial, con un cierto grado de independencia- fue obligada a asumir los postulados ideológicos comunistas.

Sin duda alguna, la jornada de ayer va a tener gran relevancia y supone un toque de atención para las autoridades del régimen dictatorial chino, que sin duda alguna, deberían estar preocupadas por la unidad que han mostrado los ciudadanos de Hong Kong en la causa que une a todos ellos: la lucha por la libertad y contra la opresión de la dictadura china.

Gabriel López

[email protected]