Superado ese umbral, las dos grandes cámaras de compensación europea sólo financian el 70% de la deudaHabía expectación ante la primera subasta de deuda española tras la intervención en Bankia y tras la última reforma financiera del Gobierno, que obliga a la banca a destinar otros 30.000 millones de euros para provisionar créditos al sector inmobiliario y promotor. Además, crecen las informaciones sobre un posible rescate a Grecia. 

Pues bien: el Tesoro Público ha colocado 2.900 millones de euros en letras a 12 y 18 meses pero a intereses más caros. En concreto, ha colocado 2.190 millones en letras a 12 meses a un tipo medio del 2,985% frente al 2,623% anterior. Además, ha colocado 710 millones en letras a 18 meses a un interés medio del 3,302% frente al 3,110% de la subasta de abril.

Pero todo es susceptible de empeorar y cuando se escriben estas líneas, la prima de riesgo española alcanzaba los 485 puntos básicos, por la diferencia en la rentabilidad del bono español -en el 6,30%- y el alemán -en el 1,45%-, muy por encima de los temidos 450 puntos. , las dos grandes cámaras de compensación europea (Eurex y LCH), financian el 95% de las inversiones de los bancos, sobre todo españoles, en deuda del Reino de España siempre y cuando la prima de riesgo esté por debajo de los 450 puntos básicos. Pero si se superan, ese 95% pasa a ser el 85%. Y si la prima de riesgo sobrepasa los 550 puntos, estas cámaras de compensasión sólo financian el 70%, es decir, que el 30% restante lo tendría que poner el propio Tesoro público.

¿España tendrá también que ser rescatada?

Evidentemente, ojalá no. Como dijo el ministro de Economía Luis de Guindos a un empresario catalán, si vienen de fuera a recortar, nos íbamos a enterar de lo que es un ajuste. Aunque hay veces que dan ganas de pensar que tendría su parte buena: muchos políticos entenderían por fin la que han liado con su irresponsabilidad y el país a lo mejor tendría que empezar de cero y reformar, por ejemplo, el sistema autonómico, que se ha revelado la causa de muchos de los males que nos azotan.

En cualquier caso, continúa el chantaje de los mercados: unos a los que les sobra el dinero lo prestan y se forran a costa de todo un país.

Andrés Velázquez
[email protected]