Recientemente, Rajoy avisó de que le iba a "meter la tijera a todo, excepto a las pensiones, sanidad y educación", para lo que hará falta el pacto de Estado del que habla CIU 

 

Tal y como hemos recogido esta mañana, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha contado hoy en la COPE que el secretario general de UGT, Cándido Méndez, le aseguró que su sindicato tenía "suficientes afiliados como para financiarse sin las subvenciones públicas". Lo decía para enfatizar que las subvenciones a sindicatos, empresarios y partidos políticos deberían suprimirse porque "se ha acabado la fiesta", según Aguirre.

Recientemente, su presidente, Mariano Rajoy, avisó de que le iba a "meter la tijera a todo, excepto a las pensiones, sanidad y educación". El que quiera entender, que entienda.

Así las cosas, para semejantes recortes hará falta un gran pacto de Estado, que es lo que recientemente  propuso en Punto Radio el cabeza de lista de CiU en las elecciones generales, Josep Antoni Duran Lleida, a Rajoy en caso de que este gane las elecciones. Aunque, eso sí, lo condicionó al pacto fiscal en Cataluña, lo cual es muy patriótico desde el punto de vista catalán pero no desde el punto de vista español.

Pero ni el horno está para bollos -la economía española-, ni el país está para discursos partidistas ni nacionalistas, señor Durán. Hará falta ese gran pacto de Estado para minimizar la posible salida a la calle de los sindicatos e 'indignados' varios si se realizan reformas laborales y de recorte del gasto. Y a ese pacto también debería unirse el PSOE, por patriotismo.

José Ángel Gutiérrez

[email protected]