• Hace hincapié en que el 42% de los más de 1.200 millones de católicos que hay en el mundo vive en Hispanoamérica, lo que habrá sido tenido en cuenta por los cardenales.
  • El beato Juan Pablo II le llamó "el continente de la esperanza".
  • Del nuevo Papa destacan sus rasgos humanos: sencillez, discreción, sobriedad y prudencia no exenta de firmeza.
  • También se subraya que al adoptar el nombre de Francisco, "se asocia con la pobreza franciscana".
  • Los medios argentinos recuerdan las disputas de Bergoglio con los gobiernos de los Kirchner: "El problema es que el ninguneado hoy es Papa".
  • The Wall Street Journal opina que "es probable que su elección modifique el papel del papado de un maestro teológico a un pastor de rebaño".
  • Mientras que El Nuevo Herald enfatiza el "momento crítico en que el laicismo y las religiones competidoras están diezmando las filas de la Iglesia en todo el mundo". 
La prensa hispanoamericana celebra, en general, la elección del cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio a la silla de Pedro como algo casi 'propio'. Es decir, es la primera vez que se elige a un Papa americano y de habla hispana. Los rotativos de la región destacan el peso que para la Iglesia católica tiene Hispanoamérica en la actualidad y dan por supuesto que eso habrá pesado en la elección de un Papa argentino.

En un editorial, el diario argentino La Nación señala que la elección como Papa del cardenal Jorge Mario Bergoglio "constituye un acontecimiento de alegría tanto para la Argentina como para América". Añade este periódico que la elección del cardenal Jorge Mario Bergoglio como Sumo Pontífice "conmueve al mundo, y de manera especial a los argentinos en su totalidad, por encima de sus creencias religiosas. La noticia sacude toda indiferencia, insensibilidad y resignación, en tanto constituye un acontecimiento histórico que en nuestro país se vive con particular alegría y esperanza".

La llegada de Francisco a la silla de San Pedro, añade el rotativo, "constituye un hecho histórico no sólo para la Argentina, sino también para América, que alberga el mayor número de fieles al catolicismo en el mundo. Este dato, sumado a la condición de jesuita del futuro pontífice, genera esperanzas en una Iglesia mucho más comprometida y moderna. Algo que no debería confundirse con el impulso de posiciones asociadas a la cultura de la muerte que representan la defensa del aborto como supuesto derecho de la mujer a hacer lo que quiera con su cuerpo y la negación de los derechos de la persona por nacer".

Respecto a los rasgos del nuevo Papa, La Nación afirma que "su sencillez tradicional, su discreción en el lenguaje, su sobriedad y su prudencia no exenta de firmeza lo han mostrado como un eterno conciliador y como alguien siempre dispuesto a comprender al hombre en su plenitud. Su afición al diálogo interreligioso también da cuenta de su espíritu amplio y elevado, cimentado en la oración y en la permanente búsqueda de la concordia y la paz".

Por su parte, el también diario argentino Clarín, en la pluma de su editor Ricardo Roa, señalaba que "en un país en el que en broma o en serio casi todos piensan que todo puede pasar, estalló la sorpresa. Un shock de emoción y entusiasmo en la gente, que mezcló al hasta ayer cardenal Bergoglio con Messi y Máxima y otro que encadenó fastidio y desconcierto en el Gobierno". Pero "el primer Papa no europeo siempre será un argentino".

En opinión de Clarín, "Bergoglio se convierte en Papa por lo que es y representa: un hombre de la Iglesia inteligente y austero y que ha hecho votos de pobreza. Es el primer Papa jesuita que al adoptar el nombre de Francisco se asocia con la pobreza franciscana".

Recuerda este rotativo las disputas de Bergoglio con los gobiernos de los Kirchner: "Bergoglio fue elegido por los Kirchner como uno de sus enemigos. No iban a la catedral y tampoco lo recibían. Y hasta alentaron denuncias judiciales por una presunta complicidad con la dictadura en el secuestro de dos seminaristas". "El problema es que el ninguneado hoy es Papa".

"Ni el Gobierno ni Cristina pudieron disimular ayer el impacto que les causó la noticia. Los diputados kirchneristas se negaron a interrumpir una sesión para festejar el histórico nombramiento. La Presidenta le envío un obligado saludo a Francisco burocrático y más frío que un témpano. Y por la noche, en Tecnópolis, pareció querer darle instrucciones sobre cómo ejercer su pontificado. La bronca disimulada explotó en las redes sociales", añade Clarín.

El diario boliviano La Razón afirma en su editorial que "los feligreses católicos de la región están de fiesta. No es para menos. Por primera vez, un sacerdote latinoamericano estará a la cabeza de la Iglesia Católica. La decisión es también histórica porque un jesuita ocupa por vez primera la silla de San Pedro. Ojalá estos hechos inéditos, sumados a la elección del nombre del Sumo Pontífice, den pie a una nueva era en el Vaticano". Destaca que su elección es "justa" por cuanto "aproximadamente el 42% de los más de 1.200 millones de católicos que hay en el mundo vive en América Latina, cifra muy superior al 25% que suman los europeos que profesan la misma religión. Con este gesto, el Vaticano muestra su predisposición de abrirse a otras regiones, más allá de Europa. Además, rompe una suerte de ley no escrita que establecía que un jesuita no podía llegar a ser el Sumo Pontífice".

El chileno 'La Tercera' también valora la elección del Papa Francisco y en un artículo apunta los retos a que debe enfrentarse: la reforma de la Curia Romana, la secularización y pérdida de vocaciones, la nueva evangelización,  los abusos sexuales y la transparencia en la banca.

El diario colombiano El Tiempo considera en un editorial que "la elección de un latinoamericano sí podía preverse. Es en este continente donde hoy se concentra la mayor población de fieles, con 501 millones, aproximadamente el 40 por ciento del total, muy por encima del siguiente, Europa, con 285 millones. Estos números tuvieron que haber pesado en el momento de las votaciones y dibujan uno de sus mayores retos: hacer que esta institución tenga un cariz más universal, menos romano, menos europeo, región donde hoy se constata su retroceso".

"Por lo que ha demostrado como obispo de Buenos Aires -añade El Tiempo-, sus posiciones frente a los problemas sociales, además de generarle roces con Néstor Kirchner y luego con Cristina Fernández, estuvieron muy en sintonía con la opción preferencial por los pobres, línea trazada por la Iglesia católica desde los años 60 en documentos como la encíclica 'Populorum progressio', de Pablo VI, y que, en líneas generales, ha marcado su trayectoria desde entonces".

Desde Ecuador, el periódico Hoy dice también en un editorial que "por primera vez un latinoamericano dirigirá la Iglesia católica". "La elección de un Papa latinoamericano rompe un tradición secular de pontífices europeos. Y fue recibida con júbilo en nuestros países de mayoría católica". Y añade: "Al arzobispo de Buenos Aires se lo ha calificado como un conservador moderado, que ha predicado siempre contra la desigualdad social, la pobreza y la corrupción en su país. En sus primeras palabras desde el balcón del Vaticano habló de la función evangelizadora".

En México, el diario El Universal también reconoce la importancia de Hispanoamérica en la elección del nuevo Papa: "Iglesia reconoce peso de América Latina". "Tras cinco votaciones, el cónclave de 115 cardenales reunido desde el martes en la Capilla Sixtina del Vaticano miró hacia América Latina, el 'continente de la esperanza', como lo llamó Juan Pablo II, que reúne casi a la mitad de los mil 200 millones de católicos del mundo".

Para el periódico paraguayo 'Última Hora' se trata también del "primer Papa latinoamericano", al igual que para el peruano El Comercio: "el primer Papa de América Latina". En Uruguay, el diario El País destaca, igualmente que se trata del "primer americano y jesuita en el trono católico".

El venezolano El Universal recoge en un artículo la reacción de los jesuitas venezolanos: "Con sorpresa y profundo agradecimiento recibieron los jesuitas venezolanos la designación del cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio como el papa número 266 de la Iglesia católica, el primer latinoamericano y primer miembro de la congregación fundada por san Ignacio de Loyola que se sienta en el Trono de san Pedro". Así lo aseguró el provincial de la Compañía de Jesús en el país, el padre Arturo Peraza, quien en conversación telefónica con El Universal afirmó: "Hay algo en América Latina que aprecian otras latitudes. Este es un pueblo creyente, es un pueblo que todavía mira en el cristianismo una manera de vivir la fe y de plantearse una trascendencia distinta".

Respecto a los medios anglosajones, la edición en español de The Wall Street Journal explica en una crónica que la Iglesia "coloca a los 1.200 millones de católicos bajo la dirección de un papa del Nuevo Mundo por primera vez en la historia de 2.000 años del cristianismo". "También refleja los cambios demográficos del catolicismo romano: América Latina es ahora hogar de más de una tercera parte de los católicos del mundo". "Un hombre apacible que cocina sus propias comidas y hasta ahora viajaba en autobús al trabajo como arzobispo de Buenos Aires, el papa Francisco I es el primer jesuita en tomar el ministerio principal de la Iglesia Católica. Es probable que su elección modifique el papel del papado de un maestro teológico a un pastor de rebaño. También refleja los cambios demográficos del catolicismo romano: América Latina es ahora hogar de más de una tercera parte de los católicos del mundo".

Para El Nuevo Herald, edición en español, la elección, en el segundo día de deliberaciones de un cónclave papal, "ha abierto una conexión directa con el hemisferio sur en un momento crítico en que el laicismo y las religiones competidoras están diezmando las filas de la iglesia en todo el mundo, y la disfunción está erosionando su autoridad en Roma". "Para muchos, fue el hemisferio de origen de Bergoglio, donde se encuentra el mayor porcentaje de católicos en el mundo, la 'primicia' potencialmente más importante para el futuro de la iglesia".

José Ángel Gutiérrez
[email protected]