• Sólo le interesa El Mundo.
  • Además, es un misterio quién va a comprar la ampliación.
  • Además, no está claro que la ampliación de capital de Rizzoli (600 millones de euros) se vaya a emplear en España.
  • El otro gran grupo, PRISA, no puede vender Santillana y ahora quiere vender la SER.
  • Cebrián tuvo sobre la mesa una oferta de fondos (2.000 millones de euros) sobre Santillana pero tuvo que rechazarla. Ahora mismo, el principal problema de Cebrián es la liquidez.
  • Y no logra vender Sogecable: Competencia no lo admite.

Los dos grandes grupos periodísticos española, PRISA y UNEDISA, con sus portaestandartes, El País y El Mundo, están quebrados. No lo digan muy alto, pero esa es la verdad. PRISA con una peligrosa falta de liquidez y donde ya se habla de concurso de acreedores si no se le da la vuelta a la alarmante situación de falta de liquidez.

Vamos con El Mundo. En la empresa que preside Fernández Galiano y en cuya gestión influye el actual director del periódico, Pedro J. Ramírez (en la imagen junto a Cebrián), se recibió con una gran noticia la decisión del propietario, el grupo italiano Rizzoli, quien ampliará capital en 400 millones de euros, ampliables a 600. Ahora bien, como asegura una fuente del propio Grupo: ¿Quién ha dicho que ese dinero va a venir a España Y más: nadie sabe quién va a entrar en esa ampliación -se habla de los grupos Axel Springer y Bertelsman- pero, en cualquier caso, habrá que ver si esos grupos entrantes aceptan un plan de salvamento para España.

Lo que, según las mismas fuentes, está claro es que Galiano quien ha recibido la orden -segunda vez- de vender Expansión, Marca y Telva. Ramírez se opone y hay que reconocer que hoy en día es muy difícil colocar medios.

Vamos con PRISA. La situación contable del primer grupo mediático del país es aún peor que la de Unedisa. La deuda le sitúa en situación de quiebra técnica y la falta de liquidez comienza a resultar agobiante, a pesar de los recortes. En cualquier caso, de España, a Rizzoli sólo le interesa El Mundo.

Últimas noticias sobre PRISA: un grupo de fondos de capital-riesgo estaban dispuestos a pagar hasta 2.000 millones de euros (valor-empresa) por Santillana. Pero si prescinden de Santillana la generación de caja no daría para pagar las deudas Por la misma razón, se ha vuelto a poner en marcha la venta de la SER, pero con esto no saldríamos de pobres.

Y queda Sogecable, claro, que es un producto que puede resultar apetitoso, sobre todo para Berlusconi y Telefónica. Ahora bien, aquí topamos con un problema de Competencia: si Telefónica comprara Sogecable controlaría la TV de pago en un 90%, algo que Competencia probablemente no aceptaría.

Eulogio López

[email protected]