• En lo que va de año, las pernoctaciones de los españoles se han desplomado un 5,4% y las de los extranjeros han subido un 2,9%.
  • En julio, el mejor mes de llegada de extranjeros, las pernoctaciones aumentaron sólo el 0,5%.
  • Eso sí, la facturación media diaria de los hoteles por cada habitación ocupada subió un 1,7% respecto a julio de 2012.

Julio ha sido el tercer mes consecutivo en el que han aumentado las pernoctaciones hoteleras, concretamente un 0,5%. Según los datos difundidos este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), los hoteles españoles registraron un total de 37,6 millones de pernoctaciones en julio.

Sin duda, un dato positivo pero algo decepcionante si tenemos en cuenta que durante el mes pasado batimos el récord de visitantes extranjeros a nuestro país.

La razón es bien sencilla: el desplome del turismo nacional. En lo que va de año, las pernoctaciones de los españoles han descendido un 5,4% mientras que las de los extranjeros han aumentado sólo un 2,9%.

Si analizamos los datos de julio la situación mejora un poco. Las pernoctaciones de los residentes cayeron un 1,3%, y las de los extranjeros aumentaron, pero únicamente un 1,4%. De esta manera, según el INE, las pernoctaciones en julio subieron un 0,5%, un dato muy pobre ante la 'avalancha' de extranjeros.

Eso sí, la facturación media diaria de los hoteles por cada habitación ocupada (ADR) en julio fue de 79,2 euros, esto es, un 1,7% más que un año antes. Por su parte, el ingreso medio diario por habitación disponible (RevPAR) -condicionado por la ocupación registrada- alcanzó los 52,8 euros, esto es, un 2,1% más que en julio de 2012.

Vistos los datos, el sector necesita como agua de mayo que se recupere el turismo nacional cuanto antes. Si no lo hace será difícil que la ocupación hotelera supere el 65,3% que ha registrado en julio, el mismo porcentaje de hace un año, en el que no nos visitaron tantos extranjeros. El ministro José Manuel Soria (en la imagen) lo sabe.

Pablo Ferrer

[email protected]