Alcanzará un 3% interanual en la primera mitad del año en la zona más rica del mundo, no en España

 

El incremento de las expectativas de la inflación puede forzar a algunos bancos centrales a endurecer su política económica.

El Gobierno español ha estimado que el crecimiento económico del país se situará en torno al 1,3%, mientras que varias instituciones han rebajado el optimismo y la han colocado en el 0,6%. Y mientras nuestro país va por esos derroteros, el resto de países de la OCDE, de la que también es miembro España, crecerán en torno al 3%.

Así lo ha previsto la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en un documento publicado este martes. Según ella, el crecimiento de las siete mayores economías, excluyendo a Japón, alcanzará el 3% interanual en el primer semestre de 2011. Estados Unidos lo haría al 3,1%, Alemania al 3,7% y Francia al 3,4%. De esta manera, España seguirá a la cola del crecimiento entre los países miembro.

Pero este crecimiento, según la OCDE, también contará con el inconveniente de las expectativas de la inflación ya que se prevé un alza importante debido al encarecimiento de las materias primas y al alza de los impuestos indirectos. Según la OCDE, también hay que tener en cuenta, ante las perspectivas de crecimiento la inestabilidad en Oriente Próximo y el Norte de África, que pueden repercutir en el precio del petróleo y las materias primas.

Andrés Velázquez

[email protected]