La economista nigeriana Ezinne Ukagwu ha recibido el Premio Harambee -que significa "todos juntos"- por su trabajo en el Centro de Desarrollo Rural Iroto (situado en Ogún, Nigeria) por el que han pasado más de 30.000 mujeres recibiendo formación y asistencia sanitaria, para ellas y sus familias.

"Se ha reducido la mortalidad infantil", desde que la organización comenzó sus proyectos en 1985, también destaca la importancia de formar y educar a las mujeres "porque transformando sus vidas, se mejora la situación global de las familias".

El centro, en el que trabajan 25 mujeres "de forma desinteresada", está situado en una zona rural del país y da asistencia a 33 poblaciones rurales cercanas, ofreciendo microcréditos a mujeres "para que abran sus propios negocios".

"Cuando llegamos en 1986 vimos que había mucha pobreza entre las mujeres y las familias, fuimos por los pueblos para hablar con ellas y nos dijeron que lo que más necesitaban era ayuda en el campo de la educación y la salud".

Explica que una de sus prioridades fue intentar reducir la mortalidad en los niños, que era del 60%, y que gracias a la formación impartida a las madres sobre nutrición, higiene y salud ha descendido hasta el 25%.

La mayoría de la financiación de la ONG procede de personas nigerianas, pero también recibe el apoyo de Manos Unidas.

"En la capital y en las ciudades la gente tiene medios y cuando van a las zonas rurales se escandalizan de ver cómo viven muchas personas de su mismo país entonces piensan que ellos pueden colaborar, aunque no tengan mucho, pero en los pueblos tienen mucho menos: no tienen nada que comer, no tienen zapatos".

La directora de orquesta Inma Shara, ha sido la encargada de entregar este reconocimiento, en un acto presidido por la presidenta de honor de Harambee, Teresa de Borbón.

Harambee creó el Premio a la Promoción e Igualdad de la Mujer Africana para visibilizar y prestar ayuda a aquellas personas o instituciones que consideran a la mujer como el verdadero motor con el que este continente puede salir del subdesarrollo.

En ediciones anteriores, el premio ha sido concedido a la costamarfileña Christiane Kadjo, por su promoción de centros educativos y asistenciales en los alrededores de Abidján, y a la keniana Franky Gikandi, por su quehacer humanitario entre mujeres cosecheras en los campos de té, cerca de Nairobi.

Harambee es un proyecto internacional de solidaridad que arranca iniciativas de educación en África y sobre África, a través de programas de desarrollo en el toda el área subsahariana. (Fuente: EFE)

Clemente Ferrer
[email protected]