Según Ibercheck, otro 7% de españoles tiene múltiples incidencias de impagoLa morosidad ha ido en aumento a pasos agigantados. Según datos del Banco de España, la morosidad alcanzó en marzo de este año el 8,36%, el nivel más alto de los últimos 18 años. Asimismo, el saldo moroso total registrado superaba en enero de este año los 90.000 millones de euros, seis veces más que el registrado en enero de 2008. Este brutal aumento de la morosidad ha provocado que, según datos de Ibercheck, al menos uno de cada doce españoles en edad de trabajar tenga una incidencia de impago. Dicho de otra manera, casi el 20% de la población activa tiene al menos una incidencia de impago. Y lo que es más grave aún, un 7% de la población activa es un moroso reincidente.

Todo ello, conlleva, tal y como se sostiene desde Ibercheck, a una desconfianza generalizada entre las personas a la hora de hacer negocios, ya sean consumidores, autónomos o empresas. Este miedo a los impagos provoca costes por incertidumbre: al no poder conocer de forma fiable quién es moroso, es inevitable que se aplique una prima de riesgo a todos aquellos con los que se quiere hacer negocios pero cuyo comportamiento de pagos se desconoce, aún a pesar de que la mayoría de ellos sean buenos pagadores.

Si bien existe la información que permite discriminar entre malos y buenos pagadores, en muchos casos es difícil de acceder y está sólo al alcance de las grandes empresas y no de personas particulares.

Andrés Velázquez
[email protected]