• La mora de los créditos concedidos por las entidades financieras ha vuelto a marcar un nuevo máximo histórico en noviembre: 11,38%.
  • La misma mora que ha provocado la actual crisis, si sigue disparada, provocará otra crisis similar.
  • El mayor problema se centra ahora en las entidades medianas: Banco Mare Nostrum, Banco Ceiss, Liberbank y Caja3.
  • Por su parte, la morosidad de los promotores también ha sido de récord: 30,3%.

El Banco de España ha publicado este viernes la tasa de morosidad bancaria del mes de noviembre, y el dato no podía ser más preocupante. Ha marcado un nuevo récord histórico: 11,38%. Y esto a pesar de que el crédito concedido por el sistema bancario bajó un 5,7% en 2012, es decir, las entidades prestaron 101.119 millones de euros menos que en 2011. Si a esto unimos que los créditos dudosos crecieron nada más y nada menos que un 42,8%, tenemos una situación muy preocupante.

Preocupante porque nos lleva hacia un segundo rescate bancario. De hecho, y aunque todavía nadie se atreve a decirlo en público, en el seno del Gobierno ya contemplan esta posibilidad. Para que nos entendamos: lo que ha llevado a la banca a estar en la situación actual ha sido la creciente morosidad. Pues bien, si ésta, en lugar de bajar, sigue subiendo, nos abocará sin remedio a una segunda crisis del sector, con el agravante -si cabe- de que los bancos sufren cada vez más para provisionar todos esos créditos fallidos.

En este contexto, el problema del sector se centra ahora en las entidades medianas. Hablamos de Banco Mare Nostrum (BMN), Banco Ceiss, Liberbank y Caja3, que recibirán, en las próximas semanas, los 1.865 millones de euros del segundo tramo del rescate bancario, que aprobará la Unión Europea el próximo lunes 21. Eso sí, si la morosidad continúa su escalada -y parece que así será- el rescate bancario europeo puede no ser suficiente.

Por su parte, los datos difundidos por la institución dirigida por Luis María Linde (en la imagen), arrojan otro récord para olvidar: el de la morosidad de los créditos para actividades inmobiliarias, que alcanzó en noviembre el 30,3%, mientras que los créditos concedidos para actividades inmobiliarias descendieron un 7,6%.

Pablo Ferrer

[email protected]