José Antonio Griñán no fue el político más votado por los andaluces pero va a gobernar Andalucía en alianza con los comunistas de Izquierda Unida... y manda a la oposición a la lista más votada, la del PP.

Y en esta alianza socio-comunista, ¿cuál es el objetivo que más ha llamado la atención de la comunidad política? Pues la propuesta de facilitar el cambio de sexo gratis total, hasta convertir Andalucía en la tierra del corte y añadido de pirindolos, especialidad científica de importancia primordial en el Estado del Bienestar. Sí, ya sé que tan necesaria operación ya figura en los servicios gratuitos de la Seguridad Social pero Andalucía fue pionera en el asunto y Griñán quiere hacer valer dicha primacía frente a los recortes del Ejecutivo.

Lo cierto es que el cambio de sexo ya es financiado con dinero de todos los españoles pero los homosexuales temen que el Gobierno Rajoy mutile el presupuesto de las mutilaciones de pirindolos (¡qué poco conocen al PP!). Por de pronto, los transexuales ya han sido convertidos por el diario El País en presuntas víctimas de los recortes de la derecha, que hay que ver cómo es la derecha.

Pero esto no sucederá con Griñán en Andalucía, quien, cierto, rige una comunidad autónoma con un 33% de desempleo y el 60% de los jóvenes parados pero donde todos pueden ejercer su derecho a cortarse los éstos... y el pirindolo. Para que luego rebuzne la derecha que el PSOE no tiene ideario.

Eulogio López

[email protected]