"No agotaremos la legislatura sin presentar un proyecto en las Cortes Generales", asegura el ministro de Justicia: esas fueron todas sus aclaraciones sobre su prometida reforma de la ley de aborto

Una hora y media duró la intervención de Alberto Ruiz Gallardón en los Desayunos de Europa Press, y abordó en ellos todos los temas, pero sólo seis segundos ha dedicado al tema del aborto, un asunto que parece incomodarle tanto a él como a su equipo, a juzgar por la cara que pusieron algunos de sus colaboradores allí presentes en el  momento en el que se formuló la pregunta sobre las fechas para la modificación de la Ley del aborto. "No agotaremos la legislatura sin presentar a trámite un proyecto en las Cortes Generales". Estamos ya a mediados de abril, con el verano al caer.

Uno de los puntos del programa electoral del partido es la reforma de la ley del aborto. Como se recordará, el PP presentó un recurso de Inconstitucionalidad  a las modificaciones de la ley que introdujeron los socialistas. Recientemente, Ángeles Álvarez, en el Congreso, acusó a Ruiz Gallardón de querer cambiar la ley "porque saben que van a perder ese recurso". Fue el día que Gallardón hizo una encendida defensa en el Congreso de la maternidad y de la violencia estructural que obliga a las mujeres a abortar, y que sorprendió mucho a los seguidores de la trayectoria de un político que permitía cuando fue alcalde de Madrid, que la píldora del día después, un método abortivo, fuera distribuido de forma gratuita en las farmacias a las adolescentes sin receta médica.

Mucho más locuaz se ha mostrado a la hora de defender la prisión permanente reversible, "sólo para casos de terrorismo",  o su interés por potenciar la figura del fiscal cuando existan medios para hacerlo, o la reforma de la ley del menor. También ha hablado del asunto Repsol, que ha definido como un gran error político por parte del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner que elimina la seguridad jurídica en Argentina y la convierte en un país poco atractivo para los inversores. Afirma que España confía en el respaldo de sus socios europeos, y que existen medidas que adoptará el Gobierno de España a través de los diversos ministerios como pueden ser las sanciones comerciales, "en las relaciones económicas con un país con una balanza de pagos de por sí bastante desequilibrada" y que terminarían con la consideración que siempre ha tenido España hacia Argentina como país amigo.

Sara Olivo
[email protected]