• Paradójicamente, dos de cada tres defienden la permanencia en la UE y el euro.
  • Los españoles de derechas prefieren pactar con Alemania; los de izquierdas, con Francia.
  • La mayoría cree que el nivel de corrupción en España es mayor que en Marruecos, China o Grecia.
  • Silvio Berlusconi es el líder europeo peor valorado de todos, con una nota inferior incluso a la de Fidel Castro, que ya es decir.
El último barómetro del Real Instituto Elcano ofrece datos curiosos. La mayoría de los españoles consideran que reformas como la laboral o la financiera han sido impuestas por la UE y Alemania -el 52,1 % en el caso de la reforma del mercado de trabajo y el 74,5 % para la del sector bancario-.

Paradójicamente, dos de cada tres españoles defienden la permanencia del país en la UE, y en el euro. En este último caso, más de la mitad, el 56,1 % ve mal o muy mal que España dejara la moneda única, frente a un 32,8% que lo apoyaría.

Sin embargo, otras medidas recientes del Gobierno se entienden como decisiones soberanas de éste, sin mediación europea, como la amnistía fiscal (así lo cree el 58,5 %), y el porcentaje es el mismo (44 %) a la hora de valorar quién ha decidido, si España o la UE, el recorte de servicios públicos.

También es curioso que los votantes de derechas prefieren una alianza con Alemania en el seno de la UE frente a los de izquierdas, que la prefieren con Francia. Eso, traducido a cifras, significa que la mitad de los españoles (50,8%) se decantan por Alemania a la hora de elegir alianzas estratégicas para España, muy por delante de Francia, en quien piensa el 33 %.

El 34% de los encuestados consideran que la última cumbre europea, la que decidió los presupuestos para el periodo 2014-2020, tuvo resultados positivos para España, frente a un 24 % que cree que salió mal. También es más positiva la valoración de los votantes conservadores.

Por otra parte, los españoles creen que el nivel de corrupción en España es mayor que en Marruecos, China o Grecia. Y uno de cada dos encuestados piensa que la imagen de España en el exterior es mala debido a los casos de corrupción política, mientras que un 19% apunta al paro y la pobreza, un 6% a los problemas del sistema financiero y solo un 4% a las huelgas y las protestas ciudadanas.

La encuesta hace también una valoración de líderes internacionales, y el exprimer ministro italiano Silvio Berlusconi es, de lejos, el peor valorado de todos, con una nota inferior incluso a la de Fidel Castro. Y no es de extrañar...

Andrés Velázquez
[email protected]