La mujer española no puede tener los hijos que desea porque la sociedad le presiona para no tenerlos

 

Este martes se celebra el Día Internacional de la Mujer. Desde hace días se han presentado iniciativas en las que se muestra la situación actual de la mujer en el mundo laboral, la discriminación que padece a nivel salarial, etc.

El Instituto de Política Familiar ha publicado una nota de prensa en la que muestran otros aspectos que también cabe reclamar para las mujeres, pero que sin embargo, quedan en el silencio de un día donde lo importante parece que es exaltar un cierto tipo de feminismo, donde la mujer queda un poco en silencio.

Pese a que según las encuestas a las mujeres españolas les gustaría tener más de 2 hijos de media (2,5), los obstáculos sociales, culturales, empresariales y la falta de ayudas económicas por parte de las administraciones provocan que la maternidad española se coloque entre las más bajas de Europa, con un índice de fecundidad de 1,32 hijos por mujer. En gran medida se debe también a la dificultad que encuentran las mujeres para conciliar la vida laboral y familiar, dado que no hay una voluntad política real para regular este campo. No hay más que leer los casos en que una mujer es despedida o sufre cualquier tipo de injusticia en su empresa en el momento de anunciar que está embarazada.

Pero es que además, esta situación conlleva en numerosos casos inestabilidad dentro del matrimonio -aunque esto, claro está no importa al Gobierno y no hay nada más que ver la ley sobre el divorcio exprés, ni a los grupos feministas que aparecen por doquier en este día-, y España es el segundo país de Europa con mayor índice de ruptura, después de Bélgica.

Así pues, el Día Internacional de la Mujer también debe ser una jornada para reclamar estos derechos de la mujer, que en muchos casos no se defienden por no ser del tipo de mujer que se quiere defender en una jornada como la de este martes.

Juan María Piñero

[email protected]