El mayor chollo para el Estado a costa de los curas se da en educación y atención a los necesitados

 

No en Etiopía ni en Filipinas sino en España. Una de las verdades más demostrables y más negadas es la de que la Iglesia es un chollo para el Estado. Los cálculos están ahí: 30.000 millones de euros anuales. Especialmente en educación donde si no existiera la enseñanza privada concertada el Estado tendría que duplicar los fondos destinados a proveer este derecho básico de los ciudadanos. La mayoría de los ciudadanos busca llevar a sus hijos a un colegio concertado y la mayoría elige educación religiosa para sus hijos. Sin embargo, la invención a los centros religiosos por alumno es menos de la mitad que la que nos cuesta cada alumno en un centro público.

Además, con motivo de la crisis, los centros de asistencia católicos a los más desfavorecidos están colapsados. Curiosamente, los ayuntamientos han paralizado la atención primaria a colectivos como los indigentes mientras las órdenes religiosas se multiplican, así como Cáritas, y el "pan de San Antonio", en definitiva, el reparto de alimentos en parroquias, desaparecido en tiempos de bonanza, renace con fuerza.

Mariano Tomás

[email protected]