Los chicos de las cerezas del Jerte lanzaron una campaña publicitaria que utilizaba -astutos ellos- la imagen del cuerpo femenino y de las cerezas. Se ha montado la marimorena y con toda razón. Campaña grosera, vulgar y ofensiva.

Dicho esto: hay que ser políticamente correcto, esto es, muy hipócrita, para hacer una crítica en clave feminista cuando el feminismo ha sido el gran expendedor de pornografía, banalización del sexo, prostitución -con pago o sin él, que también existe la prostitución masculina- y contracepción y aborto.

La prueba: que en el punto más homicida de este proceso -es decir, el aborto en cualquiera de sus formas- es considerado por el mariachi feminista y por lo políticamente correcto, como un 'derecho'… que tiene bemoles la copla. Para el feminismo la laxitud moral de la mujer es liberación, aunque haya llevado al machismo a sus más elevadas cotas. Es el feminismo quien ha cosificado a la mujer y quien pregona el sexo sin concepción y la concepción sin sexo. Bueno, eso último les preocupa menos que todos sabemos de qué va el feminismo.

Tiene narices que mientras el movimiento feminista "femen" arremete contra la Iglesia católica, la mayor defensora de la dignidad de la mujer, ahora nos rasguemos las vestiduras por una campaña publicitaria que compara las cerezas con lo que usted está pensando. Centenares de campañas publicitarias se recrean en vendernos a una mujer de útero fogoso y nadie dice nada. Es más, criticarlo es síntoma de conservadurismo y caverna.

Todos sabemos que cuanta más liberación sexual más cosificación machista de la mujer, pero la hipocresía nos hace callar. Y todos sabemos qué cosa es el progresismo, doctrina que ha acabado en esto: "Abajo los curas y arriba las faldas". Todo esto me hastía, pero la hipocresía feminista de mujeres y de hombres progres me hastía aún más. Al menos, quedémonos con esta idea: nada atenta más contra la dignidad de la mujer que la idiocia feminista

Eulogio López

[email protected]