• Por ahora, el Gobierno Rajoy va pasito a pasito: de 15 a 25 años y retraso paulatino hasta los 67 años de edad.
  • Aunque todos los expertos saben que en muchas profesiones, sobre todo las no manuales, debería retrasarse a los setenta o el sistema no será sostenible.
  • Además, no buscan subir el periodo de cómputo para calcular la jubilación. Lo que buscan es calcular la pensión según el conjunto de todos los salarios percibidos durante la vida laboral. Es decir, bajar las pensiones.

Como ya hemos dicho hasta demasiadas veces, el problema del sostenimiento del actual sistema de pensiones no es económico, sino demográfico. Si desgraciadamente no nacen niños, futuros contribuyentes, y los ancianos, afortunadamente, viven cada vez más, la pirámide demográfica se invierte, y así no hay manera de que los cada vez menos contribuyentes paguen a las cada vez más numerosas clases pasivas.

El Gobierno Rajoy se dispone ahora a aplicar una norma marcada por el Gobierno Zapatero, que en resumen dice dos cosas: reducir paulatinamente la edad oficial de jubilación hasta los 67 años y aumentar de 15 a 25 años el periodo de cómputo para calcular la jubilación. Es decir, que vamos pasito a pasito.

Lo cierto es que esos pasitos no solucionan el problema del pago de las pensiones. De hecho casi todos los expertos hablan de aumentar la edad de jubilación -al menos para las profesiones no manuales- hasta los 70 años de edad, apoyados en la mejor esperanza de vida y en la mejor calidad de vida de los españoles. Además, la tentación del Gobierno, y lo que le piden los tecnócratas de Bruselas, es que aumente el periodo de cómputo para la jubilación a toda la vida laboral. En plata, en la mayoría de los casos eso representa bajar las pensiones.

Pero ni aun así se conseguirá asegurar el pago de jubilaciones, si a medio plazo no mejora la tasa de natalidad. Y de eso, el Gobierno Rajoy no quiere ni oír hablar.

Eulogio López

[email protected]