• Montoro habla de reducción de tramos, pero no de tipos. Así el IRPF perderá progresividad.
  • Ahora hay que ver cuánto desgrava en familias numerosas y a las que tienen algún miembro con discapacidad.
  • Lo que sí va a rebajar es el impuesto sobre beneficios empresariales -Impuesto sobre Sociedades- y se unificaría el tipo, algo que es bastante injusto.
  • Respecto al IVA: el Gobierno 'usa' a Europa como excusa para subir el de algunos productos.

Más pistas de por dónde van a ir los tiros en la próxima reforma fiscal y curiosamente salen a la luz en plena campaña electoral. ¿Se trata de pura casualidad No, pues en política y mucho menos en la víspera de unas elecciones pocas cosas suceden por puro azar. El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro (en la imagen), ha anunciado una rebaja del número de tramos del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), es decir, que pasarán de los siete actuales a cinco.

Esto significa que no habrá una bajada de tipos, es decir, del impuesto, pues parece que los miembros del Gobierno no entienden que bajar impuestos es reducir los tipos. Pero además esto hará que se pierda progresividad, pues al haber menos tramos se tenderá a igualar más la tributación de las personas, en lugar de buscar que cada una pague la cuantía más razonable posible a sus ingresos. Es decir, se tiende a igualar lo diferente.


El Gobierno subiría el IVA de algunos productos, pero claro se lavaría las manos, pues diría que es por orden europea y eludiría su responsabilidad

De esta manera la anunciada gran rebaja del IRPF va a ser a través de deducciones, como ha comentado el ministro este jueves en el desayuno informativo 'Fórum Europa. Tribuna Andalucía'.

Montoro ha señalado que con estas deducciones se beneficiará especialmente a las familias numerosas y a las que tengan miembros con alguna discapacidad. Pero habrá que ver a cuánto asciende esta desgravación, especialmente en el caso de las primeras y si lo convierte en una ayuda importante a favor de las familias.

Sin embargo, lo que sí va a rebajar la reforma fiscal del Gobierno es el impuesto sobre beneficios empresariales, es decir, el Impuesto sobre Sociedades. Montoro ha afirmado que quieren reducir el tipo nominal -que actualmente está en el 30% para las grandes empresas y en el 25% para las pequeñas y medianas (pymes)- y así aproximarlo al tipo efectivo -el que en realidad pagan (en 2012 era el 19,3%)-.

Así se baraja que el tipo podría bajar hasta el 25%, si se eliminan algunas deducciones del impuesto. Pero además se podría unificar el tipo, algo bastante injusto, es decir, que se aplicaría el mismo, tanto a las grandes empresas como a las pymes. Algo que seguiría potenciando la desigualdad impositiva.

Respecto al Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) parece que el Gobierno 'usa' a Europa como excusa para subir el de algunos productos y es que, estando el consumo interno cómo está, tiene miedo de subirlo. Montoro ha insistido en que no volverá a subir los tipos del IVA, excepto por orden europea, pues se ha comprometido a que no habrá más cambios en el impuesto "salvo los que vengan obligados por la normativa europea".

Recuerden que en septiembre de 2012 el Ejecutivo de Mariano Rajoy incrementó tres puntos el tipo general de este impuesto indirecto, que pasó del 18% al 21%. Vale, no habrá subidas, pero Europa puede obligarnos a reclasificar algunos productos, de manera que pasen del tipo reducido (10%) al general. De confirmarse, el Gobierno sí subiría el IVA de algunos productos, pero claro se lavaría las manos, pues diría que es por orden europea y eludiría su responsabilidad.

Cristina Martín

[email protected]