Pone bajo vigilancia a Yaz, Yasmin, Beyaz y Safyral, fabricados por Bayer

La Agencia de Alimentación y Medicamentos estadounidense (FDA) se ha hecho eco de dos estudios que alertan sobre el posible riesgo de trombos provocados por algunos anticonceptivos. La nota informativa de la FDA, recogida y ampliada por el Servicio de Salud Balear, advierte de que el riesgo de las píldoras anticonceptivas que contienen drospirenona es el doble o el triple que en el caso de las que contienen levonorgestrol. Curiosamente, los anticonceptivos orales con drospirenona se habían presentado como un avance frente a los que contienen levonorgestrol.

La FDA mantiene bajo vigilancia los anticonceptivos orales y recomienda a las mujeres que toman este tipo de píldoras que no dejen de hacerlo hasta hablar con su médico, pero advierten que se debe acudir al especialista inmediatamente en caso de tener cualquier síntoma de trombo, incluidos dolores continuados en las piernas, dolor agudo en el pecho, o repentina insuficiencia respiratoria.

La nota de la FDA se refiere a varias marcas que contienen drospirenona, fabricadas por Bayer y a sus genéricos fabricados por otros laboratorios: Yaz (con sus genéricos Gianvi y Loryna), Yasmin (con sus genéricos Ocella, Syeda, y Zarah), Beyaz y Safyral. Con la fabricación de estos anticonceptivos, Bayer había tratado de hacer frente a sus competidores ofreciendo al mercado nuevos productos que se suponían más eficaces.

Rodrigo Martín

[email protected]