• Aunque, tras meses de negociaciones, parece que el Reino Unido y la Unión Europea (UE) han alcanzado un acuerdo en torno a la cifra que ofrecen los británicos.
  • La oferta británica dobló prácticamente la primera propuesta de May en su discurso de Florencia y sirvió para romper la baraja.
  • La factura británica es uno de los principales problemas que dificultan las conversaciones para la salida del Reino Unido de la UE.
El Gobierno británico y la Unión Europea han llegado a un acuerdo sobre la "factura" del Brexit que podría rondar entre los 45.000 y los 55.000 millones de euros, según revelan varios medios británicos. El acuerdo podría servir para desbloquear las negociaciones entre Londres y Bruselas al cabo de seis meses, informa El Mundo. Según avanzó el diario británico The Telegraph, a partir de fuentes anónimas de ambos equipos negociadores, ambas partes acordaron a finales de la semana pasada en una reunión en Bruselas que Londres pagará una cifra, todavía abierta a interpretación, que rondará los 45.000 millones y quedará por debajo de los 55.000 millones de euros, aún por debajo de los 60.000 millones que pedía la Unión Europea inicialmente. La oferta británica dobló prácticamente la primera propuesta de Theresa May en su discurso de Florencia y sirvió para romper la baraja. Y es que Reino Unido ha pasado de no ofrecer nada a ir subiendo gradualmente la oferta de divorcio y esto ha sido fundamental para cambiar la actitud de ambas partes en una negociación que parecía abocada al fracaso. La noticia del acuerdo financiero llega una semana antes de que se celebre un almuerzo crucial el próximo lunes entre la primera ministra británica, Theresa May, y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. La factura británica es uno de los principales problemas que dificultan las conversaciones para la salida del Reino Unido de la UE. Para pasar a la segunda fase de las negociaciones, en diciembre, las dos partes tenían que acordar el monto que Londres deberá aportar a las arcas comunitarias por sus compromisos presupuestarios adquiridos. May espera que Bruselas dé luz verde en la cumbre del 14 y 15 de diciembre próximos a la segunda fase del diálogo sobre el Brexit, en la que se abordará la futura relación comercial entre ambos lados del Canal de la Mancha. Los 27 socios comunitarios restantes mantienen que no se dará ese paso hasta que haya "avances suficientes" en tres cuestiones clave del divorcio: la factura de salida, los derechos de los ciudadanos y el estatus de la frontera entre la República de Irlanda y la región británica de Irlanda del Norte. Andrés Velázquez [email protected]