A primera hora el Íbex abría ganando y la prima de riesgo se relajaba; después, el mercado se lo pensó

El BCE anunció la compra de deuda española e italiana y la reacción en la bolsa era inmediata. Descendía la prima de riesgo por debajo de los 300 puntos (de los 370 del viernes a los 280 en la mañana del lunes), y el Íbex abría con subidas en torno al 3%. Pero la euforia no duró mucho y el selectivo se quedaba plano a media mañana, aunque algunos valores, especialmente los bancarios por ser los más perjudicados en días anteriores, mantenían fuertes subidas. Después volvieron los números rojos.

Nadie sabe qué pasa realmente en los mercados y, lo que es peor, no se sabe cómo calmarlos. Por lo que respecta a España, el Gobierno ha pedido que Europa adopte medidas, pero el descontrol ni siquiera depende del BCE. La rebaja de la nota a la deuda estadounidense por parte de S&P ha abierto una herida difícil de cicatrizar y los inversores están a la espera de la apertura en Wall Street. Mientras Moody's insinúa que también podría bajar la calificación de la deuda de Estados Unidos porque las medidas tomadas le parecen insuficientes.

Rodrigo Martín

[email protected]