• Eso sí, la estrategia de la multinacional exige la autofinanciación de cada país.
  • Es decir, que España tiene que generar fondos.
  • Y todo ello bajo la sombra de ATT, que quiere entrar en Europa.

Ya lo dijo el consejero delegado de Vodafone, Vittorio Colao (en la imagen): cada país tiene su propia estrategia. Este lunes hemos conocido la que tiene la multinacional en Alemania: comprar la empresa de televisión por cable Kabel Deutschland (KD), valorada en 7.700 millones de euros.

En España, sin embargo, la estrategia es invertir. Eso sí, cada palo debe aguantar su vela, es decir, que cada país debe autofinanciar su estrategia. En el caso español, el plan de futuro pasa por el acuerdo conjunto con Orange para el despliegue de fibra óptica y por el lanzamiento de la tecnología 4G en móviles.

La situación de la filial es complicada: el mercado está saturado y Vodafone carece en nuestro país de una red de fijo que le permita ofrecer todo el cuádruple, esto es, fijo móvil, Internet y TV. Y eso se consigue con fibra óptica al más bajo coste. El problema es que desplegarla requiere una inversión muy fuerte.

Y todo ello bajo la sombra de ATT, que quiere entrar en Europa, concretamente en el negocio de móvil. Lo ha intentado con Telefónica pero lo no ha conseguido, y en los últimos días han surgido rumores sobre su interés por la joint venture de France Telecom y Deutsche Telekom en Reino Unido.

Pablo Ferrer

[email protected]