• La energética se desploma en bolsa tras la desinversión de First Reserve, que adquirió el 15,9% en 2011.
  • Es la política de estos fondos: miran el corto plazo, desguazan todo lo que pueden y se repliegan.
  • Una curiosidad más: el fondo anuncia que vende el 4,25% a sólo unos días de que Abengoa mejorara su previsión de beneficio.

Los fondos de inversión, como First Reserve -especializado en compañías energéticas- , no son de fiar. Entran en las empresas, desguazan todo lo que pueden y se van. Miran la rentabilidad a corto plazo generalmente -porque son especulativos- y en el momento que juzgan oportuno, venden.

Es lo que le ha pasado a Abengoa, que presidente Felipe Benjumea (en la imagen) con la salida de First Reserve, que hace tres años compró el 15,9% de la compañía de energías renovables y medio ambiente (por 300 millones de euros) y ahora anuncia que pone a la venta un 4,25% de esa participación. Esas acciones que compró, todo hay que decirlo (títulos de clase B), se han revalorizado desde enero un 100% y en un día, el jueves, se dispararon casi un 8%.

First Reserve, encantada, y Abegoa, penalizada. Así es la vida en la renta variable. Hoy viernes las acciones de Abengoa caen más de un 4% por el principio causa-efecto. El fondo se ha desprendido de 35,70 millones de títulos a través de una colocación acelerada encomendada a Citibank.

Una curiosidad más: se da la circunstancia de que First Reserve se va sólo días después de que Abengoa anunciara su previsión al alza de los beneficios de este año y 2015.

Mariano Tomás

[email protected]