Los Benjumea, Florentino Pérez y los Entrecanales son los principales beneficiarios de las subvenciones públicas a la nueva energía verde, casi cinco veces más cara que las convencionales. El precio de la solar termoeléctrica se sitúa actualmente en los 290 euros por MWh, cuando el precio del 'pool' está en 50 euros. El propio Ministerio, que paga estas primas con el dinero de todos los consumidores, reconoce que la nueva termosolar no será competitiva hasta 2024, pero adelanta el calendario

El borrador del Plan de Energías Renovables (PER) 2011-2020 prevé destinar una gran cantidad de recursos públicos a las tecnologías fotovoltaica -huertas solares- y solar termoeléctrica -grandes centrales-.

La primera pasa de una potencia instalada de 3.787 MW a 7.250 MW ( 3.463 MW) y la segunda de 632 MW a 4.800 MW ( 4.168 MW). En un escenario en el que el 'pool' se sitúa cerca de los 60 euros/MWh en 2020, las primas a la fotovoltaica acumuladas en el periodo 2011-2020 alcanzarán los 30.000 millones de euros y las primas a la solar termoeléctrica alcanzarán los 27.000 millones de euros.

En otras palabras, el precio de mercado de la solar termoeléctrica alcanza actualmente los 290 euros/MWh, frente a los 50 euros/MWh en los que se mueve el precio del mercado. Y lo más ¿gracioso? Es que el propio Ministerio de Industria estima que esta tecnología no será competitiva, al menos, hasta 2024. El coste de la fotovoltaica llegó a ser -en 2009- de 472 euros por MWh, pero con la rebaja de primas de 2010 -la única marcha atrás del ministro Miguel Sebastián en esta carrera de disparate- ha convertido a la termoeléctrica en la más onerosa de todas. Al final, déficit de tarifa y más costes financieros para pagar titulizaciones y más subidas del precio de la luz para el consumidor (9,8% de subida el 1 de enero del presente año).

Pero es que, además, el Gobierno Zapatero pretende ser el más listo de la clase, el más verde de toda Europa. El país que arrastra un menor crecimiento económico y una mayor tasa de paro ya ha conseguido la meta que el conjunto de Europa tiene prevista para el año 2020. En el pasado ejercicio 2010 ya conseguimos que la carísima energía verde alcanzara ese 20%. Nos ha dejado en cueros pero, eso sí, somos los más ecologistas de toda Europa.

¿Quiénes son los beneficiarios principales de este derroche de dinero público? Pues Abengoa, ACS y Acciona. Es decir, las familia Benjumea, Florentino Pérez, los March y los Albertos (principales accionistas de ACS) y los Entrecanales, propietarios de Acciona. Quienes, desde su pelotazo en ENDESA, le han cogido el gusto a la energía ecológica. Es lo que podríamos llamar, el desastre verde, que consiste en que todos los españoles financiemos a estas familias de multimillonarios.

Miriam Prat

[email protected]