• Pero el ministro de Energía, José Manuel Soria, insiste en no recortar las primas a las renovables.
  • Durante los 10 primeros meses del año se pagaron 7.417 millones de euros en primas.
  • La más cara fue la fotovoltaica, cuya prima unitaria sale por 270 millones de euros el MWh.
  • Y el coste de la termosolar es el que más se dispara respecto al ejercicio anterior, aunque todavía no nos sale más cara que las huertas solares.

La Comisión Nacional de la Energía (CNE) ha hecho público el coste de las primas a las energías renovables durante el periodo enero-octubre del ejercicio (ver cuadro). Empecemos por el global: durante los diez primeros meses del año, el total de primas pagas ascendió a 7.487 millones de euros, un 23% más que durante el mismo periodo del ejercicio 2011. ¡Menos mal que el Gobierno Rajoy iba a terminar con el déficit de tarifa!

En grandes trazos: el precio medio del megawatio/hora en el 'pool' ha sido de 46 euros por MWh. Pues bien, la energía eólica, que aportó el 45% de la energía verde total, tras recibir el 25,5% de las primas. Eso supone una tarifa unitaria incluso más baja que la del pool: 45,3 euros por MWh.

La más cara ha resultado ser la energía fotovoltaica, que tan sólo aporta un 8,8% del total y que se lleva un 34,6% de las subvenciones públicas. Dicho de otra forma, la prima unitaria sale por 349 euros MWh, siete veces más que el precio medio del pool.

La energía termosolar es la que más crece en subvenciones pero por el momento sólo representa el 3,7% de la generación y ha recibido el 11,4% de las subvenciones. Eso sí, es la que más crece en coste para todos los contribuyentes. Al final, la prima unitaria de la termosolar se llevó a 270 euros por MWh durante los diez primeros meses del año.

Estas cifras ponen en entredicho la reforma energética del ministro Soria (en la imagen) que pasa por sus peores momentos desde que accedió al Gobierno.

La verdad es que no es su reforma, sino la del titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, aunque sea Soria quien se vea obligada a defenderla. En lugar de enfrentarse con el lobby verde, que es el que ha provocado un déficit que ya roza los 25.000 millones de euros, Soria se vio forzado a aumentar la presión fiscal sobre todas las energías, las más y las menos costosas. Pero el déficit no se arregla aumentando impuestos sino reduciendo gastos.

Eulogio López

[email protected]