Semana clave para la economía mundial, es decir, para la economía financista o economía de la deuda: todo el mundo le debe dinero a alguien, éste es el problema.

Los focos de atención de la semana que comienza son los dos motores de Occidente: Estados Unidos y la Unión Europea.

En USA, Barack Obama, alabado por la progresía europea, chantajea a los republicanos del Capitolio: exige que le dejen endeudare más o no podrá pagar a los jubilados ni a los soldados. Obama lleva dos años y siete meses como presidente emitiendo deuda como un loco y ha apoyado a Ben Bernanke, quien lleva aún mucho más tiempo echando dinero al mercado y engordando la burbuja. Pero los malos son los republicanos, no Obama que es quien se ha endeudado hasta las cejas.

En Europa la historia es otra aunque es la misma. Alemania se niega a rescatar a Grecia, esperando que los griegos realicen mayores esfuerzos. Es también un chantaje: o te aprietas el cinturón por enésima vez o no permitiré que te sigas endeudando más. Pero si la deuda es la que me está ahogando: sí, pero te permite mantener la respiración asistida otras 24 horas.

Repetimos: la única forma de que el sistema capitalista se mantenga es que se deje quebrar a los quebrados, sean bancos o países. De la misma forma, por cierto, que se deja quebrar a familias y empresas. La única forma de que los políticos irresponsables tipo Barack Obama, dejen de endeudarse es prohibirles hacerlo. La única forma de no tener que ayudar a los bancos a salir de la crisis es no ayudarles, dejarles quebrar. Y la única forma de crear la Unión Europea es ayudar a los países pobres a crecer económicamente, no a endeudarse más.

En siete palabras: acabar con el chantaje de la deuda.

Eulogio López

[email protected]