Continúa la senda de la recuperación, aumenta la confianza de los consumidores, pero se siguen destruyendo puestos de trabajo

 

El informe mensual del Banco de España ha destacado que la actividad económica ha registrado un crecimiento intertrimestral del 0,2 % en el cuarto trimestre de 2010, tras el estancamiento del tercero y que los indicadores referidos a los primeros meses del año 2011, todavía escasos, apuntan, en general, a una continuación de la senda de lenta recuperación de la actividad, con características similares a las observadas al final del pasado. Además, para el BCE la confianza de los consumidores ha experimentado una clara mejoría en enero y, sobre todo, en febrero, de modo que la media de ambos meses supera nítidamente a la del cuarto trimestre de 2010. También se ha producido una mejora, aunque de menor intensidad, de la confianza de los comerciantes minoristas.

Sin embargo, estos elementos positivos contrastan con la destrucción de puestos de trabajo, que ha supuesto la pérdida de casi 70.000 empleos en el mes de febrero. Además, a esto se une que la inflación es cada vez más preocupante en nuestro país, especialmente si tenemos en cuenta que la recuperación sigue siendo lenta, casi estancada. Y es que en España el IPC se encuentra en el 3,6% según el indicador adelantado del IPC, mientras que en la zona del euro, arrojó un crecimiento interanual del 2,4%.

De esta manera, el leve repunte en la economía y la confianza, se encuentra con dos realidades que van a dificultar mucho la mejoría real, la que llegue a los ciudadanos, de la economía. Y si además, el BCE quiere moderar los salarios, alegando que los precios suben por tener salarios elevados, la dificultad será todavía mayor.

Andrés Velázquez

[email protected]