• Europa, que ha destinado 1,35 billones para sanear bancos no permite ayudas públicas para terminar el saneamiento bancario español.
  • El City, el Merrill Lynch y otros bancos especulativos, todos quebrados tras la crisis financiera de 2007, obligan a España a pagar más interés por su deuda en la subasta del miércoles.
  • A través de sus analistas lanzan la especie de que España se heleniza y, al igual que Grecia, deberá ser intervenida.
  • Con todo ello, baja la Bolsa y sube la prima de riesgo, horas antes de la subasta de deuda... y horas después de presentar unos PGE que exigen emitir 300 millones de deuda pública al día durante 2012.
  • España ha vivido en estos primeros días de Semana Santa una doble extorsión: la de Europa y la de los mercados financieros.

 

 

Por una parte, la Unión Europea (UE), la misma que ha dedicado 1,35 billones de euros a sanear bancos en crisis (oficialmente reconoce la mitad, 600.000 millones de euros) le prohíbe al Gobierno español  utilizar "ayudas de Estado" para sanear sus bancos. Que tiene narices la copla.

Se repite aquí la misma paradoja de la famosa acción de oro, o refuerzo defensivo de empresas estratégicas españoles frente a operaciones estratégicas, tan discutida desde la misma Bruselas que no ponía ninguna pega a que Francia, Italia o Alemania mantuvieran bajo control público, sin ambages de ningún tipo empresas clave que no querían fueran opadas por extranjeros.

Al tiempo, en vísperas de la subasta del miércoles, bancos norteamericanos como Merrill Lynch o Citigroup, bancos quebrado salvados de la quiebra por el Tesoro norteamericano hundían la bolsa española y forzaban la subida de la prima de riesgo con alusiones a una inevitable intervención de Europa en España: la famosa helenización. Y la extorsión funciona, dado que no hay nada más irracional y anticientífico que los mercados financieros, que siempre se mueven según rumores interesados.

Y todo ello, horas después de que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro (en la imagen), presentara los Presupuestos más duros y austeros de toda la democracia, que van a exigir esfuerzos ingentes a los españoles y que nos condena a una espiral de la deuda en la que deberemos emitirla a la velocidad de 300 millones de euros diarios a lo largo del 2012.

El asunto está muy claro: la especulación anglosajona quiera extorsionar a la Europa mediterránea, Italia y España incluidos.

Eulogio López

[email protected]