• Según el programa de estabilidad, la deuda española cerrará el año en el 91,4% del PIB.
  • España ha duplicado su deuda desde 2008, pasando de 436.000 a 922.000 millones de euros.
  • La Administración General del Estado alcanza el 76,2% del PIB; las CCAA, el 18,1%; y los ayuntamientos, el 4,1%.
  • S&P sigue perjudicando a España al mantener sus nefastas calificaciones a la deuda.
España ha duplicado su deuda desde 2008, pasando de 436.000 a 922.828 millones de euros al cierre del primer trimestre del año, lo que supone un crecimiento del 19% respecto al mismo periodo del año anterior y un nuevo récord histórico, según datos del Banco de España. En términos de PIB, la deuda pública se situó en el 88,2%.

Sin embargo, con estos datos, la deuda española supera la media europea de deuda pública, que ronda el 85% del PIB.

Según el programa de estabilidad, la deuda española cerrará el año en el 91,4% del PIB. Eso supone que la deuda pública sólo puede endeudarse otros 30.000 millones en lo que queda de año.

Por niveles de administración, la mayor parte de la deuda pública se corresponde con la Administración General del Estado, que alcanzó un endeudamiento de 796.817 millones de euros, el 76,2% del PIB y un 21,5% más respecto al mismo periodo de 2012.

Por su parte, las comunidades autónomas registraron una deuda de 189.589 millones de euros, el 18,1% del PIB y un repunte del 29,5% respecto a los tres primeros meses del año anterior, mientras que las corporaciones locales tuvieron una deuda de 42.795 millones de euros, el 4,1% del PIB, y un 16,1% más.

Hablando de deuda pública, este viernes, la agencia de calificación crediticia Standard & Poor's ha vaticinado que la deuda pública española alcance el 82% del PIB en 2013 y escale hasta el 91% en 2015. El rigor de Standard & Poor's queda en entredicho, puesto que, como hemos explicado, hoy mismo el Banco de España ha anunciado que la deuda pública ya ha llegado al 88,2%.

Pero es que Standard & Poor's, y vuelve a perjudicar a España al ratificar los 'ratings' a largo y corto plazo 'BBB-/A-3'. Su calificación a largo plazo se sitúa un paso por encima del 'bono basura', y continúa bajo perspectiva 'negativa'.

Según las lumbreras de Standard & Poor's, la nota que le han puesto a España viene condicionada por el elevado apalancamiento externo, sus relativamente bajas perspectivas de crecimiento a medio plazo y algunas rigideces residuales, como en su todavía muy segmentado mercado laboral.

Además, S&P espera que el desempleo siga siendo "muy alto", por encima del 26%, aunque considera que el Gobierno español será capaz de cumplir las nuevas metas de déficit aprobadas por Bruselas, que contemplan un desequilibrio negativo de las cuentas públicas del 6,5% del PIB en 2013, del 5,8% en 2014, del 4,2% en 2015 y del 2,8% en 2016, aunque apunta la posibilidad de que sean necesarias medidas adicionales de ajuste.

Cuando estas líneas se escriben, el Ibex caía un 0,03% y la prima de riesgo alcanzaba la barrera de los 300 puntos, con una rentabilidad del 4,54%. Seguro que hay que agradecérselo a Standard & Poor's.


Andrés Velázquez
[email protected]