La macedonia mental que anida en izquierda y derecha ante la crisis es de tal calibre que el secretario general de UGT, Cándido Méndez, se muestra proclive a aceptar "una cierta moderación salarial".

Pero hombre, don Cándido, si eso es justamente lo que no debe aceptar. Es más, debería usted clamar por un incremento del salario mínimo y de los salarios medios, incremento sustancial, porque el bajo consumo en España es la causa principal de la debacle de la economía española.

Y de la derecha lo mismo: el secretario de Estado de Seguridad, Tomás Burgos, declaraba a Hispanidad que "no es el momento de aumentar el IVA y reducir los impuestos laborales para facilitar la creación de empleo".

Pues al parecer, Nicolás Sarkozy, que no es un antisistema, cree que sí es posible y lo va a hacer. Va a introducir el IVA social para financiar la reducción de las cuotas con las que se pagan las pensiones y el subsidio de desempleo. Para ello, se dispone a gravar con más IVA aquellos productos "importados a países con bajos costes de producción para poder aplicar una reducción de las cotizaciones sociales que facilite la creación de empleo".

En plata: no estamos dispuestos a que los chinos nos vendan barato gracias, no a que sus productos sean más competitivos que los franceses, sino a que son más baratos porque explotan a los trabajadores que los fabrican.

En definitiva, Francia, con más sentido común que España, no está dispuesta a que se imponga en el mundo el modelo chino, en la que la economía marcha bien y las economías particulares marchan mal. Y si es el caso, está dispuesta a desglobalizar el mundo. Creo que hacen muy requetebién y nosotros deberíamos seguir el ejemplo.

Además, subir el IVA, y más por segmentos, como pretende Sarkozy, es la mejor manera de crear puestos de trabajo en el interior y de luchar contra la precariedad laboral, así como mantener salarios dignos, pieza esencial, por otra parte, de la doctrina social de la Iglesia (lo de los sueldos dignos, digo).

En plata, cuotas por IVA: bajar cuotas u subir el IVA, especialmente el IVA de productos de los países explotadores: ¡Bien Por Francia!

Eulogio López

[email protected]