• Los March, los Entrecanales y los Abengoa, además de Florentino Pérez, le han doblado el pulso al Ejecutivo. 
  • Empecemos por el final: los españoles seguiremos pagando la carísima energía verde del ecologista Zapatero.
  • No reduce las subvenciones a las renovables, al tiempo que eleva el coste de la luz para particulares, y para pymes, más que para grandes empresas: justo lo contrario de lo que había que hacer.
  • Tampoco se tocan los costes financieros de la titulización pero sí los de distribución. Es decir, que las eléctricas huirán de la inversión en España.

Un desastre. El ministro de Energía, José Manuel Soria (en la imagen), ha comenzado una reforma energética que no toca a la energía renovable, es decir, la culpable del déficit de tarifa de 24.000 millones de euros. Por resumirlo en pocas palabras: todo el mundo va a rascarse el bolsillo: familias, empresas, consumidores y eléctricas. Todos... menos los empresarios de la energía verde... que son los que han provocado el déficit de tarifa.

Encima, a los particulares se les sube la luz más que a las pymes y a las pymes más que a las grandes empresas. A las eléctricas se les castiga con menos rentabilidad a las inversiones en distribución, rentabilidad que la propia Comisión Nacional de la Energía (CNE) había pedido se incrementara. También se les reduce la retribución por energía disponible, a pesar de que han sido las energías verdes -especialmente la solar- quienes ha paralizado las centrales de ciclo combinado.

En definitiva, sólo se libran los 2.000 MW de energía termosolar, propiedad, sobre todo, de tres grandes empresas, propiedad de multimillonarios: Florentino Pérez, familia Benjumea, familia March, familia Entrecanales. A esos no se les toca unas subvenciones de una energía carísima que no se necesita y que ha conducido al desastre a todo el sector. Eso sí, queda muy verde.

En definitiva: Soria se ha arrugado ante las grandes fortunas.

Por su parte, las eléctricas responderán según lo previsto: nada de invertir en distribución y que el beneficio llegue desde fuera de España.

¿La reforma energética del PP? Un desastre.

Miriam Prat

[email protected]