BANIF se ha metido en todos las charcos: Lehman, Madoff, Islandia, Austria... pero Sáenz sigue al frente

 

Eduardo Suárez, uno que sabe mucho sobre la fortuna Botín, sustituirá a José Manuel Maceda al frente de BANIF.
José Manuel Maceda ha sido cesado como consejero delegado de BANIF, la entidad de banca privada del Grupo Santander. Será sustituido por Eduardo Suárez, que junto a Gonzalo Milans del Bosch (Santander Asset Management) han llevado las operaciones de administración de fortunas más delicadas. Por ejemplo, la de la propia familia Botín.

Y es que BANIF está en crisis. Se ha metido en todos los charcos: Lehman Brothers, Madoff, bancos islandeses, inversiones en bancos y empresas austriacas, etc. No se priva de nada.

Ahora bien, sorprende que el cesado sea el consejero delegado, no el presidente, Alfredo Sáenz, y que su sustituto haya sido nombrado por Javier Marín, quien, como responsable de banca personal del Santander, y anterior primer ejecutivo de BANIF es el principal responsable del desaguisado.

Pues no, señor Marín, el compañero de Golf de Emilio Botín, ha forzado el cese y ha señalado el relevo adecuado. Puede seguir aspirando a ser consejero delegado en sustitución de Sáenz.  

No sólo eso, ha conjurado el peligro que se cernía sobre su cabeza cuando dos meses atrás comenzó a correr por el banco un papel en el que, antes del desastre BANIF, se pedía que la marca quedara relegada a fortunas superiores a los 50 millones de euros y el resto de su actividad pasara a manos de banca comercial, es decir, de Enrique García Candelas. Pero Marín, entre hoyo y hoyo, consiguió aparcar un modelo que reducía en mucho sus competencias.

Por el momento, BANIF no desaparece: hemos encontrado un culpable.

Miriam Prat

[email protected]