• El Banco Santander presume de obtener rentabilidad de la Financiera, que posibilitaba en el pago tres meses sin intereses.  
  • Algo que no era un negocio en sí mismo para los grandes almacenes, cuyo único fin era fomentar las compras.
  • Todo esto sucede en vísperas de la Junta General de Accionistas, donde se verá si tiene efecto la revolución originada por Manuel Pizarro.
  • Además, paralelamente se buscan nuevos escaparates, pues no quieren perder fuelle.   

Emilio Botín, presidente del Banco Santander, va aumentando su influencia en El Corte Inglés, a pesar de que la marca de los grandes almacenes quiere salirse de la tutela del grupo bancario que es socio mayoritario en su Financiera.

Pues bien, ahora el Santander presume de obtener rentabilidad de la Financiera, la cual posibilitaba en el pago tres meses sin intereses. Sin embargo, hay que destacar que esta no era un negocio en sí mismo para los grandes almacenes, cuyo único fin era fomentar las compras.

Para la entidad también puede ser un buen negocio, si lo entiende de la misma forma que El Corte Inglés. Pero al fin y al cabo es un banco y, como dice el refrán, no se le pueden pedir peras al olmo, por lo que tarde o temprano, de una u otra forma, cobrará por los intereses.  

En la relación entre estas dos marcas hay que dar un nombre importante: el de Magda Salarich (en la imagen). Desde 2008 es la directora general del Santander y responsable del negocio mundial de Santander Consumer Finance, donde se incluye la Financiera, pero su trayectoria profesional es más amplia. Estuvo 28 años en Citröen, donde llegó a ser la directora general de la marca automovilística en España e incluso directora comercial y de marketing de Citröen en Europa. Tras esta larga y destacada trayectoria, entró en 2007 en El Corte Inglés, sí, han leído bien, fue fichada para dirigir la Fundación Ramón Areces.

De esta manera, Salarich es una pieza clave entre los grandes almacenes y el Santander, pues en los primeros parece ser que no la trataron muy bien y por eso llegó algo cabreada a la entidad. ¿Puede ser qué ahora vuelva con ganas de venganza Puede ser, en sus manos tiene el control de la Financiera.

Todo esto sucede en vísperas de la Junta General de Accionistas, que se celebra el próximo 31 de agosto. Una cita en la que por fin se verá si tiene efecto la revolución originada por Manuel Pizarro. Y es que el nuevo asesor del presidente de El Corte Inglés, Isidoro Álvarez, ha dado tres consejos: sacar a bolsa un 25% de los grandes almacenes, rejuvenecer el consejo y que el sobrino de Álvarez, Dimas Gimeno, pase de ser el director general a consejero delegado.

Paralelamente se buscan nuevos escaparates, pues no quieren perder fuelle. Por ello, entre otras cosas, ha aumentado el espacio que alquila a las marcas, sobre todo en la planta baja de sus centros, que resulta ser la más rentable -acumula un 40% de las ventas totales-. Han optado por potenciar la movilidad de los empleados, es decir, que puedan atender a los clientes de cualquier sección. Además, ahora cada centro tiene mayor libertad y autonomía, lo que se puede ver muy bien en el de la calle Princesa, en Madrid, donde ofrece un menú universitario

Además, la última adquisición del grupo fue hace un mes, cuando Viajes El Corte Inglés compró Club de Vacaciones.

Cristina Martín

[email protected]