• La Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y Padres de Alumnos apoya la puesta en marcha del nuevo centro, que también cuenta con el respaldo de la Comunidad de Madrid.
  • Numerosos padres están a favor de la propuesta de la Fundación Educatio Servanda, pues en la ciudad no hay ningún centro católico.
  • Mientras, el consistorio parleño se niega. La retirada de la campaña publicitaria del colegio Juan Pablo II en las marquesinas del tranvía ha sido su última fechoría cristófoba.

La Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y Padres de Alumnos (CONCAPA) no se ha callado ante el boicot que está practicando el ayuntamiento de Parla a la puesta en marcha de un colegio católico, el Juan Pablo II. "Sin libertad de elección entramos en un sistema dictatorial de escuela y pensamiento único" afirman, para reivindicar, una vez más, que los padres deben poder elegir el centro de sus hijos.

La asociación, que preside Luis Carbonel, reivindica que la elección de colegio y, con ello, de modelo educativo, es una libertad constitucional que tienen los padres de esta localidad, como los demás. La cual tiene que ser respetada por toda la sociedad, y particularmente por el ayuntamiento parleño, que dirige el socialista José Manuel Fraile, sucesor y fiel escudero de Tomás Gómez.

Pero no sólo CONCAPA apoya la puesta en marcha del Colegio Juan Pablo II para el próximo curso, sino también la Comunidad de Madrid. La consejera de Educación, Lucía Figar, visitó a mediados del mes pasado los terrenos donde se va a edificar y anunció que el centro contaría con 275 plazas de Infantil y Primaria. Por su parte, el presidente de la región, Ignacio González, señaló unos días después que el proyecto seguiría adelante en la medida en que haya una demanda real por parte de los padres.

La organización que dirige Carbonel reitera que "los políticos deberían no olvidar que tienen la obligación de satisfacer las demandas de los ciudadanos… en lugar de intentar imponer sus propios intereses e ideologías"

Además hay que tener en cuenta que este nuevo centro cuenta con el apoyo de los principales interesados, los padres, pues firmaron un manifiesto a favor de la libertad de elección de enseñanza solicitando que su construcción siguiera adelante. Hay que destacar que Parla no cuenta hasta ahora con ningún centro católico, pero sí con 21 colegios y ocho institutos públicos, además de dos concertados laicos.

El episodio protagonizado por CONCAPA es sólo uno más de esta historia, que arrancó el pasado mes de abril, cuando se anunció la construcción del colegio. Una propuesta que tiene detrás a la Fundación Educatio Servanda, que preside Juan Carlos Corvera. Desde entonces el consistorio parleño se ha opuesto e incluso interpuso un recurso ante la mesa de contratación del Consorcio Urbanístico del municipio contra la adjudicación de las parcelas, donde se edificará, por presuntas "irregularidades" en el concurso.

La organización que dirige Carbonel reitera que "los políticos deberían no olvidar que tienen la obligación de satisfacer las demandas de los ciudadanos… en lugar de intentar imponer sus propios intereses e ideologías". Y es que el ayuntamiento de Parla parece no querer oír a unos padres, que sólo quieren tener un colegio católico para sus hijos.

Además del recurso mencionado, la retirada de la campaña publicitaria del Colegio Juan Pablo II, colocada en las marquesinas del tranvía, ha sido la última fechoría de Fraile y compañía, pues ya promovieron la creación de una oficina de apostasía, es decir, para renunciar a la fe. La retirada de los anuncios es una muestra de "persecución religiosa" en toda regla, según Corvera y que refleja el aumento de la cristofobia y de la intolerancia hacia los católicos también en España. Algo indignante y más cuando vivimos en una democracia ¿es eso respeto y tolerancia Claramente no.

Cristina Martín

[email protected]