• El regulador señala que al operador ferroviario se le presupone la concesión automática del título habilitante.
  • Considera que Renfe Viajeros tiene mayor flexibilidad frente al nuevo entrante y mayor conocimiento del mercado, pues ya presta servicios ferroviarios en este Corredor.
  • Es partidaria de que la obligación de contabilidad analítica sea más estricta en el caso de Renfe, incluyendo la actividad de esta zona y de toda su actividad de viajeros.
  • Respecto a los cánones, se opta por su revisión para hacerlos más dependientes del tráfico gestionado.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) sigue fiel a su papel de velar por que exista una competencia efectiva en todos los mercados y sectores. Por ello, este martes ha alertado de "asimetrías a favor de RENFE", es decir, favoritismo hacia este operador ferroviario en la liberalización del Corredor Levante. No olvidemos que el AVE es un éxito, pero la liberalización sigue paralizada.

El regulador ha llamado la atención sobre este asunto en un informe, que ha publicado acerca del proyecto de orden ministerial (POM) sobre el procedimiento de licitación para otorgar un título habilitante con el fin de transportar viajeros en este Corredor. En este documento señala que el acuerdo del Consejo de Ministros del 13 de junio, estableció de forma expresa que "RENFE-Operadora dispondrá de un título habilitante para operar los servicios en todo el territorio sin necesidad de acudir al proceso de licitación". Así, se le presupone la concesión automática del título habilitante para operar en el Corredor Levante y además hay que destacar que este no está sujeto al cumplimiento de obligaciones adicionales, como en el caso del nuevo entrante, lo que supone una clara ventaja para RENFE. Pero hay muchas otras.

El organismo que preside José María Marín Quemada (en la imagen), también considera que Renfe Viajeros tiene mayor flexibilidad frente al nuevo entrante, el cual posee una limitación al limitación a la baja del 10% de los trenes-Km. anuales ofertados. Pero no sólo eso, como resulta obvio, tiene un mayor conocimiento del mercado, pues ya presta servicios ferroviarios en este Corredor.

La CNMC se muestra partidaria que la obligación de contabilidad analítica, que imponga el POM, sea más estricta en el caso de RENFE. Esto no es otra cosa que incluya no sólo la actividad del Corredor Levante, sino también toda su actividad de viajeros. Además considera que es necesario desvincular completamente la unidad de Alquiler de Material ferroviario de RENFE para poder dar una "alternativa real y orientada por principios de objetividad y neutralidad a los operadores ferroviarios".

Respecto a los cánones, la CNMC opta por su revisión para hacerlos más dependientes del tráfico gestionado, pues no ve del todo correcta su actual estructura, en la que son muy independientes del tráfico.

Cristina Martín

[email protected]