• La Triple A (Abengoa, Acciona y ACS) lo considera un 'casus belli'.
  • Prado cree que hay que subir la luz, Galán piensa que no.
  • Eso sí, Iberdrola pide una postura más dura con las subvenciones a las renovables.
  • Lo mejor del informe CNE intenta acabar con la subvención al carbón nacional: veremos si el ministro Soria se atreve con esto.
  • Se renuncia a la tasa nuclear y a la hidroeléctrica, pero no a gravar el petróleo y el gas.

La reforma energética se acerca. Se trata de reducir el déficit de tarifa y también el coste de la energía, sobre todo el coste industrial, pues repercute en el conjunto del sistema productivo, sobre todo en su competitividad.

El paso previo, la víspera del plan que tendrá que presentar el ministro José Manuel Soria y su secretario de Estado, Fernando Martí (en la imagen) es el documento de la Comisión Nacional de la Energía, concluido con el voto particular de su presidente, Alberto Lafuente, socialista de pro, que aún mantiene la curiosa idea de que hay que seguir subvencionando a la energía verde, ahora la termosolar, primas que constituyen el origen del problema del déficit de tarifa.

La fuente emitió un voto particular en contra del consejo y se encuentra enfrentado a todos los vocales, tanto pro-PP como pro-PSOE.

Y a todo esto, ¿qué dice el documento?

Lo más importante es que apunta hacia el cierre -si es el caso con amortización de lo invertido-, de las centrales termosolares, ojo, también las ya asignadas. La moratoria aprobada un mes atrás por el Gobierno no afecta a estas centrales ya aprobadas.

A partir de ahí, hay dos criterios enfrentados entre Iberdrola y Endesa, o, si lo prefieren, entre Ignacio Galán y Borja Prado. El primero considera que si se pone coto al derroche de dinero público en energía verde, no sería necesario subir la tarifa Por contra, Prado considera que se precisa una subida del 20% entre 2012 y 2013.

Volvamos al informe CNE. Lo más importante: se pide que se termine con la subvención al carbón nacional, otro derroche sin motivo.

Se renuncia a la tasa nuclear y a la hidroeléctrica (entre otras cosas porque no se recaudaría mucho) pero no al céntimo verde sobre petróleo y gas, a pesar de las promesas en contra del ministro Soria.

En resumen, ahora el Ministerio deberá decidir. A las familias Abengoa, Entrecanales y March, así como Florentino Pérez, es decir, la Triple A, les esperan con las garras preparadas.

Eulogio López

[email protected]