La tasa de dosis de radiación en la entrada principal del emplazamiento ha disminuido en los últimos días, según el Foro Nuclear

La detección de plutonio en agua de la planta o el aumento de la radiactividad en el mar, plantean nuevas medidas.

Continúa la crisis en torno a la central de Fukushima, aunque todavía no se conoce cuáles serán los siguientes pasos para hacer frente al problema nuclear. Desde el Foro Nuclear, que cuenta con información de la Organización Internacional de la Energía Atómica (OIEA), se informa que la tasa de dosis de radiación en la entrada principal del emplazamiento ha disminuido en los últimos días y en todas las unidades de los reactores se está inyectando agua para refrigerarlas. También se han tomado medidas de radiación fuera del emplazamiento (unos 1.000 metros), aunque parece ser que esas concentraciones halladas no son dañinas para la salud humana.

Además, se han recogido muestras  a 30 metros del punto de descarga común de las unidades 5 y 6 que mostraban también una disminución en las concentraciones el día 27 de marzo respecto a las del día anterior. Sin embargo, la detección de plutonio en agua de la planta o la presencia de radiactividad en el mar, ha llevado a las autoridades a plantear nuevas medidas. Entre ellas, desplegar una tela especial sobre la planta para evitar filtraciones radiactivas, utilizar barcos para almacenar temporalmente el agua contaminada o desmantelar los reactores. Los progresos de los próximos días serán los que marcarán la dirección a tomar.

Andrés Velázquez

[email protected]