El perito forense diagnosticó que Whitney Houston había expirado ahogada en la tina por un derroche de estupefacientes, ahora la indagación privada de su tránsito ha dado la vuelta al suceso.

Según el diario 'The National Enquirer' se ha facilitado un vídeo, por el indagador Paul Huebl, al FBI que probaría que Whitney no murió, como se recelaba, sino que fue ajusticiada por unos traficantes de drogas a los que adeudaba una gran cantidad de dinero.

Por otra parte, la FAD ha divulgado una campaña publicitaria bajo el eslogan; "Las drogas no sólo perjudican a quienes las consumen" "Todo tiene un precio". Busca concienciar a la sociedad sobre la presencia de los estupefacientes como un producto que lleva al despilfarro. La idea creativa de la acción descansa sobre la aseveración: "Lo más peligroso de las drogas es olvidarnos de lo que realmente son".

La droga se trajina en un entorno marginal de indigencia y malaventura. Son las chozas en las que residen otros tantos clanes que vegetan en situaciones quebradizas. La totalidad de los que constituyen estos núcleos son hispanos de etnia calé. A esa población se le ha ido uniendo, con el arribo del éxodo, lusitanos, rumanos, de la misma estirpe procedentes del Este de Europa, musulmanes y subsaharianos.

En estos suburbios de chamizos pocos alcanzan las cuatro décadas de existencia. Se conservan más de 2.000 tugurios clandestinos y unos 40.000 mortales de distintas patrias. Lo endeble y frágil de las edificaciones, la escasez de manga de agua potable, de luminaria y de las exiguas condiciones sanitarias, más la depauperación, son el entorno rutinario. Asombra mirar a los críos contentos, andrajosos o desnudos, indiferentes a su cruel realidad, retozando entre la bazofia y los acopios de basura. El espectáculo es tan dantesco que estremece el corazón.

Es una humanidad aparte, son ajados moradores que han renunciado a la lucha por su acomodo. Con el estigma que provoca la marihuana, la fijeza hueca, y apenas sin mantenerse firmes. La droga es el ataque más grave que sufre la sociedad actual. Un ataque cuyas consecuencias alcanzan a todos, pero del que son especialmente víctimas los jóvenes, nuestro caudal más valioso.

También existe una menor percepción de los riesgos de las drogas y un mayor consumo entre los 14 a 18 años, se reflejan en los últimos estudios del Ministerio de Sanidad y Consumo. Junto a estas conclusiones se ha presentado una nueva campaña publicitaria destinada a advertir a los jóvenes, en edad escolar, de los peligros de la droga, bajo el lema: "Drogas. ¿te la vas a jugar", la campaña apela a la responsabilidad de los adolescentes, pretende generar "una cultura de rechazo a las drogas".

Más drogas, más consumidores y más dinero producto del tráfico de sustancias ilegales. Así puede resumirse el informe de la Oficina de Naciones Unidas para la Droga y el Delito, sobre la situación de las drogas en el mundo. El cannabis y sus derivados es la droga que más se compra. Le siguen las drogas sintéticas y químicas, como anfetaminas o éxtasis. La ONU sigue pidiendo control a los gobiernos, ya que es la puerta de entrada hacia otras adicciones.

Se está luchando por la vida que es sagrada y nadie ni nada debe atentar contra ella. La droga es la muerte, la inmolación de millones de seres ingenuos e inocentes, en aras de uno de los más sucios y terribles negocios que ha conocido la humanidad. La lucha contra la droga; con una educación adecuada, con una menor permisividad, con un mayor respeto a la persona, con el ofrecimiento a la juventud de una perspectiva vital. El vacío de Dios, ¿no lleva a la desesperanza La desesperanza conduce a la deshumanización. El hombre sin Dios se deshumaniza y se hace enemigo hasta de sí mismo.
Clemente Ferrer
[email protected]