El acosado Suárez Coppel, centro del escándalo en México, le pide que venda la operación en su país

 

Últimamente, el presidente de Sacyr, Luis del Rivero, viaja mucho a Iberoamérica. La semana pasada para conseguir bancos que sustituyan a aquellas entidades que se han dado de baja en la refinanciación de su crédito sindicado de 4.900 millones de euros, con los que compró el 20% de Repsol, refinanciación que debe cerrarse antes del 21 de diciembre. Con poco éxito, por cierto.

Esta semana se ha trasladado a México donde sus socios de Pemex, la petrolera estatal mexicana, a la hora de arrebatarle a Antonio Brufau la Presidencia de Repsol está en dificultades. Ha sido el director de Pemex, Juan José Suárez Coppel quien ha pedido a Del Rivero que viaje a México, donde el martes 18 Pemex celebra sesión de su Consejo de Administración. Pretende que el español explique a la compañía y de paso, a la opinión pública mexicana, que el pacto con Sacyr será muy útil para Pemex, empresa acusada de corrupción por distintos flancos y que recientemente ha vivido el cese de la directora de Pemex Internacional, precisamente el brazo armado de Pemex para la operación de Repsol.

Dos socios y los dos controvertidos: Luis del Rivero en Sacyr, Suárez Coppel en Pemex. Los dos necesitan consolidarse en sus propias bases antes de proseguir el asalto a Repsol.

Miriam Prat

[email protected]