• Antes de que finalice octubre deberá presentar unos presupuestos con un nuevo ajuste de 1.000 millones de euros.
  • Mientras el Gobierno anuncia el nuevo plan de ayuda para pago a proveedores, el PP de Madrid lanza a los alcaldes contra el Ejecutivo.
  • Madrid se queja, al igual que Cataluña, de las pocas inversiones estatales en la capital.

Antes de 31 de octubre, la Comunidad de Madrid, que preside Ignacio González  deberá presentar a Hacienda los Presupuestos para 2014. El Gobierno central le exige un nuevo ajuste, de unos 1.000 millones de euros, y González no sabe de dónde sacarlos tras los recortes ya implantados. El pulso lo mantiene la Comunidad con quien fuera su consejero, hoy secretario de Estado de administraciones Públicas, Antonio Beteta (en la imagen).

Es más, el PP madrileño está dispuesto a echarle encima a Montoro a los ayuntamientos de la localidad, justo en el momento en el que se prepara el nuevo plan de pago a proveedores. En 2012, el Gobierno central trasfirió a las comunidades autónomas 17.704 millones de euros y 9.597 millones a los ayuntamientos. En 2013, aportó 4.564 millones para las regiones y 1.975 para los municipios. Ahora quedan los restos, con los que, entre otras cosas, el Gobierno regional podrá pagar deudas pendientes con los municipios.

Lo que está claro es que Cospedal ya no sólo tendrá que meter en vereda a la catalana Alicia Sánchez Camacho sin, además, la madrileña Esperanza Aguirre, un hueso aún más duro de roer.

Eulogio López

[email protected]