Izquierda Unida (en la imagen su líder, Cayo Lara), siempre en la vanguardia del progreso, apoya en su totalidad manifiesta, el "Manifiesto de la Comunidad universitaria en defensa de una universidad pública, laica, democrática, de todo/as y para todo/as". Yo pensé que será para todos y todas, pero no señor, es para todo, que no conjuga con todas. Vamos, que más que una comunidad universitaria se trata de una comunidad analfabeta.

El Manifiesto constituye lo que se dice una agitación preventiva. Todavía no sabemos qué hará el ministro Wert con la reforma universitaria que pretendía pero la comunidad universitaria ya preludia que será privada, clerical, autoritaria y para todos, en lugar de para todo y para todas... quod erat demonstrandum.

Es decir, que se aproxima una nueva campaña de agitación de comunistas (IU) y socialistas (PSOE) contra cualquier reforma universitaria que no permite a la izquierda seguir controlando la universidad que pagamos todos y cobrando de ella en nombre del pueblo, naturalmente.

Pero lo que más me llama la atención es la usurpación por parte de la progresía de la voluntad del pueblo. Me refiero a eso de "la comunidad universitaria". Se supone que la tal comunidad la forman docentes y discentes, amén del personal administrativo. ¿Seguro que todos los profesores, todos los alumnos, y todo el personal administrativo, anhelan una universidad pública, laica, democrática y para todo y todas

Aquí cualquier jetas se erige en portavoz de la comunidad educativa, sanitaria, judicial o futbolística que, en todo caso, coinciden, en su totalidad, como el apoyo de IU, con lo que dice el susodicho portavoz... en todo y probablemente en todas.

Menos mal que la universidad es sinónimo de sabiduría máxima. Si no fuera así me sentiría muy turbado.

Eulogio López

[email protected]